Patrocinador1

Odontología




Caries dental
Vista del interior de la boca mostrando caries dentales, o cavidades, que aparecen como zonas negras sobre los dientes anteriores. El término caries dental se refiere a la destrucción, o necrosis, de los dientes por la acción bacteriana. Las cavidades han sido rellenadas en los dientes posteriores para evitar una lesión dental mayor.

Odontología, profesión sanitaria que se ocupa de la prevención, diagnóstico y tratamiento de las alteraciones de los dientes y tejidos adyacentes de la cabeza, cuello y boca. Un dentista es una persona que posee los conocimientos, experiencia y titulación necesarios para practicar la odontología o cualquiera de sus ramas. La práctica de la odontología incluye la limpieza, el empaste y la extracción de los dientes, el tratamiento de los trastornos gingivales (de las encías), la corrección de las irregularidades de la alineación dental, la realización de intervenciones quirúrgicas en la boca o la mandíbula, y la construcción y colocación de dientes artificiales o dentaduras postizas.

Corrección dental
Existen diversas técnicas para arreglar o reemplazar un diente dañado. Si parte del diente se puede salvar (1), el dentista puede retirar la parte dañada (2) y colocar una corona sobre el trozo de diente sano (3). Cuando el diente está tan dañado que debe ser extraído (4), éste puede ser reemplazado por un diente artificial hecho de porcelana, metal o plástico. Los puentes fijan dientes artificiales a las coronas de los dientes vecinos (5). Los implantes son placas metálicas que se fijan al hueso y en las que se coloca un diente artificial (6).

Los trastornos de la boca pueden producir enfermedades en otras partes del cuerpo. A la inversa, los dientes y sus estructuras de soporte se ven afectados por alteraciones localizadas en zonas distales del organismo. Debido a que las estructuras dentales por lo general no se pueden reparar por sí solas, el cuidado de la boca representa un problema de salud singular para el que la odontología emplea sus propios procedimientos y técnicas así como los de la medicina, con el fin de prevenir las complicaciones locales y los efectos adversos sobre todo el organismo.
La mayoría de los dentistas son odontólogos generales que practican todas las ramas de la odontología. Para detectar los trastornos en un estadio precoz son necesarias exploraciones periódicas, incluyendo el uso de rayos X e instrumentos y pruebas especiales. El sarro, que está formado por la placa bacteriana mineralizada, los productos del metabolismo bacteriano, el moco de la saliva y los residuos de los alimentos, se deben eliminar de los dientes al menos una vez al año. Las cavidades de los dientes se rellenan con alguno de los diversos materiales apropiados que existen. Se corrigen las irregularidades de la alineación. Los dientes rotos se deben reconstruir, o puede ser necesario extraer la pulpa dental de un diente infectado. Los dientes que no se pueden reconstruir se deben extraer, y los que se pierden, reemplazarse por otros artificiales.
2
ESPECIALIDADES
La odontología se puede subdividir en siete especialidades, aunque el odontólogo general puede encargarse de tantas como su interés o capacidad le permita.
2.1
Cirugía maxilofacial
La cirugía maxilofacial se ocupa del diagnóstico y tratamiento quirúrgico de cualquier enfermedad, lesión, malformación, o deficiencia de las mandíbulas o de las estructuras asociadas. Un aspecto importante de la cirugía maxilofacial es la extracción de dientes que puede ser complicada por su localización, formación peculiar, o fijación al maxilar. Se dice que los dientes que están contenidos en los maxilares o en los tejidos blandos están impactados. En tales casos el hueso o el tejido que los rodean debe ser extirpado para conseguir llegar al diente. La cirugía maxilofacial incluye también la extirpación de quistes y excrecencias en la mandíbula y la boca, la reducción de fracturas y las operaciones para la corrección de la fisura palatina o el labio leporino, que son anomalías congénitas.
2.2
Ortodoncia
La ortodoncia tiene como función la recolocación de la posición de los dientes en la arcada dental. Se ocupa del diagnóstico, estudio, prevención y corrección de las situaciones conocidas como maloclusión, que consisten en irregularidades en la posición del diente y sus relaciones mandibulares, que pueden conducir a deformidades de la mandíbula y de la cara. La maloclusión puede ser un defecto hereditario o adquirido causado por hábitos erróneos o pérdida temprana de los dientes a consecuencia de las caries. Mediante la colocación de aparatos y accesorios especiales en los dientes, en combinación a veces con la cirugía, el ortodoncista puede conseguir una oclusión correcta de los dientes.
2.3
Prostodoncia

Dentaduras postizas
Las dentaduras postizas completas, dispositivos protésicos utilizados por los dentistas para reemplazar la pérdida de un gran número de piezas dentales, están diseñadas a medida para adaptarse a cada paciente. Se fabrican a partir de materiales acrílicos y suelen estar reforzadas con varias aleaciones metálicas. Su diseño permite que se puedan extraer para su limpieza y se mantienen en la boca mediante el uso de adhesivos orales especiales.

La prostodoncia abarca los distintos métodos que existen para proporcionar sustitutos artificiales o dentaduras para los dientes que se han perdido, cuya reposición asegura la distribución uniforme de las fuerzas implicadas en la masticación, evitando así la pérdida de otros dientes como resultado de una presión indebida. La naturaleza de la reposición depende de que los dientes restantes y las estructuras de apoyo estén sanas. Si es viable, se utiliza un puente fijo para reemplazar los dientes perdidos. Este tipo de reposición se lleva a cabo construyendo coronas, que cubren todos o una gran parte de los dientes adyacentes, y fijando posteriormente el diente artificial a las coronas. Un puente fijo hecho de oro recubierto con porcelana o acrílico (material plástico) parece natural y no se quita con facilidad. Si no hay piezas suficientes como para apoyar el puente fijo, entonces se construye una dentadura parcial extraíble. Este tipo de dispositivo protésico se suele asegurar con cierres que abrazan varios de los dientes que quedan. El cierre puede estar hecho de oro o de una aleación de cobalto y acero. Este tipo de dispositivo se debe extraer con frecuencia para su limpieza. Cuando hay que sustituir todos los dientes, se fabrica una dentadura completa. La sujeción de este tipo de dentaduras depende de la firmeza del tejido subyacente y de la adherencia proporcionada por la saliva. Las dentaduras completas suelen estar hechas de acrílico que en ocasiones se refuerza con metal. Los prostodontistas también reconstruyen defectos de la cavidad oral debidos a malformaciones o deficiencias.
Otro abordaje quirúrgico para reemplazar los dientes es el implante dental, que puede tener distintas formas. Se pueden introducir tornillos en el maxilar que actúan como anclaje de las coronas, se puede fijar una placa metálica al hueso de modo que después se puedan cementar los dientes fijándolos a la placa, o cuando el hueso es demasiado frágil, se puede colocar un armazón metálico debajo de la encía para sostener los dientes. Utilizando estos medios se puede implantar un conjunto completo de dientes. Estas técnicas son caras y no reciben el apoyo de todos los dentistas, aunque el número de pacientes que eligen la cirugía de implante va en aumento.
2.4
Periodoncia
La periodoncia se ocupa del estudio y tratamiento de las estructuras y tejidos de soporte que rodean al diente. Las encías y el hueso subyacente son asiento de numerosas alteraciones. Las incrustaciones de cálculos sobre los dientes, que se forman sobre y por debajo de la encía, actúan como un irritante de los tejidos subyacentes. El cúmulo de comida en el cuello del diente y las irregularidades del tipo de cavidades, maloclusión, o dispositivos dentales mal construidos, actúan también como irritantes. Además, el desequilibrio de la relación diente-cúspide puede introducir partículas de alimento en las encías. Cuando dichos tejidos blandos, como la encía, están sometidos a irritantes, se inflaman y con el tiempo se puede destruir el hueso adyacente. Por esta razón el diente finalmente se afloja debido a la pérdida de hueso alrededor de sus raíces.
La inflamación de la encía se denomina gingivitis, y las infecciones que destruyen el tejido gingival y el hueso reciben el nombre de periodontitis. Aunque las enfermedades de la encía son la causa más importante de pérdida de los dientes después de los 21 años, estas situaciones también se producen en los niños. Otra alteración frecuente de la encía es la gingivitis ulcerosa necrosante, conocida generalmente como gingivitis o infección de Vincent. Cuando no se trata, destruye las papilas interdentales (pequeñas protuberancias) de los dientes y produce su pérdida. Este proceso se asocia con frecuencia con una infección diseminada. Otras enfermedades habituales de la cavidad oral son la candidiasis y las infecciones virales.
El tratamiento periodontal incluye la eliminación de cálculos y la aplicación de medicamentos sobre los tejidos blandos. Los dientes aflojados deben entablillarse para sostenerlos durante el proceso de cicatrización, el tejido gingival infectado o necrosado se extirpa, y las maloclusiones se corrigen esmerilando los dientes para obtener unas relaciones de oclusión eficaces.
2.5
Endodoncia
La endodoncia se ocupa de los procedimientos quirúrgicos y terapéuticos implicados en la protección de la pulpa dental (tejido blando que se encuentra dentro de la cavidad pulpar) o de la extirpación de la cavidad pulpar cuando está enferma o lesionada, y de los canales radiculares. Esta especialidad también incluye el blanqueamiento de la cara anterior de los dientes.
2.6
Odontología pediátrica
El campo de la odontología pediátrica (también denominada paidodoncia) se ocupa de la practica general de la odontología en pacientes menores de 20 años de edad y, en general, en pacientes que poseen la dentición de leche completa o una dentición mixta, es decir, la dentición primaria y la permanente. Dicha práctica puede incluir el empleo de dispositivos como espaciadores y placas de mordida para la prevención o el tratamiento de la maloclusión. Otro procedimiento pediátrico que se utiliza a veces es la aplicación de un sellante para proteger las superficies de masticación de los molares de los niños contra las bacterias. Los dientes se tratan primero con una solución para hacerlos más porosos a la resina plástica que se aplica después, lo que les dota de mayor resistencia frente a la caries.
2.7
Odontología de salud pública
La odontología en la sanidad pública se ocupa de la prevención y control de las enfermedades dentales y de fomentar la salud dental mediante campañas organizadas por la comunidad. Esto se refiere a tres áreas básicas de atención: salud pública dental, investigación y odontología clínica. Cada una de estas áreas de atención comprende práctica, enseñanza y administración.
3
HISTORIA
Uno de los primeros datos referentes a enfermedades dentales se encuentra en las tablillas sumerias de arcilla (5000 a.C.) grabadas en escritura cuneiforme; en ellas se señala que el dolor de muelas se debía a la presencia en el interior del diente de pequeños gusanos que lo roían. El desarrollo de la odontología como una especialidad independiente se inició en el Antiguo Egipto; las tumbas erigidas alrededor del 3000 a.C. contienen inscripciones que indican que los dentistas se contaban entre los especialistas médicos. No existe ninguna evidencia de que los egipcios realizasen odontología reconstructiva, pero si de que los etruscos reemplazaban las piezas dentarias perdidas ya en el año 700 a.C.
Alrededor del año 400 a.C., el médico griego Hipócrates describió la función y secuencia de la erupción de los dientes. En su estudio de la historia natural en el siglo IV a.C., Aristóteles investigó la anatomía comparativa de los dientes. Durante el siglo I d.C. el enciclopedista romano Aulio Cornelio Celso trató las enfermedades dentales y sugirió que antes de extirpar un diente con caries se debía rellenar con hilas para evitar su rotura. El médico griego Galeno, que vivió en Roma durante el siglo II, operó con éxito el labio leporino y recomendó el empleo de una lima para eliminar las porciones con caries de los dientes. Fue el primer autor que se ocupó de los nervios dentales.
En el siglo XVI aparece el primer trabajo especializado dedicado por completo a la odontología. La contribución más importante en la historia temprana de la anatomía dental fue De dentibus (Sobre dientes, 1563), redactado por el anatomista italiano Bartolomeo Eustachio. El odontólogo francés Pierre Fauchard se considera el fundador de la odontología moderna. Con la publicación de su libro El cirujano dentista (1728), la odontología se consideró una rama científica independiente de la medicina. En 1771 el cirujano escocés John Hunter publicó su Historia natural de la dentadura humana, que supuso la base de todos los textos modernos sobre la anatomía de la mandíbula y de los dientes.
En 1935 se introdujo la resina acrílica polimerizada como una base para los dientes artificiales. Descubrimientos posteriores son: el uso de sierras de diamante y carburo para la preparación de cavidades y superficies, el uso de brocas enfriadas por agua para reducir el calor y el dolor; el empleo de marcadores con isótopos radiactivos para estudiar los tejidos, el desarrollo de materiales más fuertes y ligeros para las dentaduras, los rellenos, los cementos y experimentos para anclar dientes de material plástico en los maxilares mediante el uso de clavos estériles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores