Patrocinador1

El invento de la Literatura independentista y patriótica




Literatura independentista y patriótica, literatura escrita en Latinoamérica desde finales del siglo XVIII a mediados del XIX, que sirvió de aliciente y empuje al proceso independentista de estas naciones.
La Ilustración llegada de Europa, como otros movimientos artísticos y filosóficos anteriores, tuvo aquí su personalidad propia, por las circunstancias políticas que la rodearon, y una especial repercusión en la emancipación primero, e independencia después, de las naciones hispanoamericanas. En la América hispana se sintió con gran profundidad el ideal ilustrado del hombre libre y la confianza en las leyes de la razón.
La nueva orientación virreinal que los Borbones (véase Casas de Borbón) habían propiciado no terminaba de cuajar y la idea de libertad se extendió por doquier. Curiosamente, el neoclasicismo que en Europa fue mesura, contención y razón, en los virreinatos fue pasión por enfatizar y exaltar el americanismo. El medio principal que generó esta tendencia literaria fue la prensa: las ideas liberales y autonomistas se fueron propagando desde los periódicos, gacetas y revistas literarias con el fin de crear una opinión pública favorable al proceso emancipador que se estaba iniciando; puede que en un primer momento los poemas y escritos de esta tendencia no tuvieran una gran calidad literaria, pero a principios del siglo XIX empezó a contar con grandes escritores.
La literatura independentista se caracteriza por una temática centrada en la exaltación de los pueblos libres, por un sentimiento patriótico que llevaba al encuentro con el gaucho, el indígena, el criollo y que generaría después las literaturas correspondientes. Asimismo, utilizaba un lenguaje directo y pedagógico, pues seguía el precepto de “enseñar deleitando”.
Nadie mejor que el venezolano Simón Bolívar estaba capacitado para expresar estas inquietudes en soflamas, discursos y proclamas relacionadas con las campañas militares y con la organización de los territorios liberados. El chileno Camilo Henríquez y el mexicano Servando Teresa de Mier fueron otros prosistas destacados del momento, en el que también sobresale la figura del venezolano Andrés Bello. Entre otros escritores de esta corriente se pueden citar al argentino Manuel José de Lavardén con su magnífica oda Al Paraná (1801), en la que canta al río Paraná como símbolo de América, y al mexicano José Joaquín Fernández de Lizardi, que ejerció un gran papel crítico y divulgador desde el periódico que él mismo fundó, El Pensador Mexicano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores