Patrocinador1

1917: la entrada de Estados Unidos y la retirada de Rusia




Hindenburg, Guillermo II y Ludendorff
El mariscal Paul von Hindenburg y el general Erich Ludendorff fueron los máximos responsables de las fuerzas militares del II Imperio Alemán durante la I Guerra Mundial (1914-1918). En esta histórica fotografía, correspondiente a enero de 1917, se puede observar en su cuartel general, de izquierda a derecha, a Hindenburg, al emperador Guillermo II y a Ludendorff.

La política de neutralidad estadounidense quedó modificada cuando Alemania anunció en enero de 1917 que a partir del 1 de febrero recurriría a la guerra submarina sin restricciones contra la flota británica y todas las embarcaciones que se dirigieran a esta nación. Los expertos civiles y militares alemanes habían calculado que esta estrategia provocaría la derrota de Gran Bretaña en seis meses. Estados Unidos ya había expresado su fuerte oposición a la guerra submarina sin restricciones porque violaba sus derechos como potencia neutral, e incluso había amenazado a Alemania con la ruptura de relaciones diplomáticas si se llegaba a aplicar esta estrategia, de manera que interrumpió sus gestiones en favor de la paz. El 3 de febrero, Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas con Alemania; varias naciones latinoamericanas, entre ellas Perú, Bolivia y Brasil, secundaron esta acción. Estados Unidos declaró la guerra a Alemania el 6 de abril.
3.5.1
Batallas de Arras e Ypres
Tercera batalla de Ypres
Soldados de una compañía de artillería aliada atrincherados en el devastado paisaje de los alrededores de Ypres (Bélgica). La tercera batalla de Ypres se prolongó desde julio hasta noviembre de 1917, cuando tropas canadienses tomaron Passendale.

En 1917 los aliados lanzaron dos ofensivas a gran escala para romper las líneas alemanas en el frente occidental. El primer intento tuvo lugar cerca de Arras entre el 9 de abril y el 21 de mayo. Mientras los altos mandos británico y francés planeaban la estrategia, los alemanes se retiraron de la línea del Aisne y se trasladaron a la denominada Línea Hindenburg, contra la que los aliados dirigieron su ataque. En esta operación se libraron la tercera batalla de Arras y fuertes enfrentamientos en el Aisne y en la región de Champaña, que concluyeron con pequeñas conquistas por parte de los franceses, pero a costa de tal número de bajas que provocó el amotinamiento de las tropas. Tras el fracaso de esta acción, el general Nivelle fue reemplazado por el general Henri Philippe Pétain el 15 de mayo.
La segunda gran ofensiva comenzó en junio, cuando la Fuerza Expedicionaria británica mandada por Haig intentó atravesar el flanco derecho de las posiciones alemanas en Flandes. La batalla de Messines y la tercera batalla de Ypres concluyeron sin ningún progreso para los aliados.
3.5.2
El empleo de los carros de combate
Entre los ataques que emprendieron los aliados en el frente occidental durante 1917 destaca una batalla en Verdún, en la que los franceses consiguieron recuperar los territorios que habían perdido en los años anteriores, y la batalla de Cambrai (del 20 de noviembre al 3 de diciembre), en la que los británicos atacaron con 400 tanques. Ésta fue la primera acción de la historia militar en la que se utilizaron carros de combate a gran escala, y pudo haber concluido con la ruptura de las líneas enemigas de no ser por la falta de reservas de los atacantes, lo que provocó que los alemanes terminaran reconquistando el territorio cedido a los británicos.
Tras su entrada en la guerra el 17 de abril, Estados Unidos trasladó a Europa la denominada Fuerza Expedicionaria Estadounidense (AEF), al frente de la cual se encontraba el general John Pershing. Hacia junio de 1917, más de 175.000 soldados estadounidenses estaban adiestrándose en Francia, y una división se encontraba ya en las líneas del sector aliado próximo a Belfort; las tropas de la AEF contaban en noviembre de 1918 casi con dos millones de hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores