Patrocinador1

El invento de los Naipes y juegos de naipes




Naipes antiguos
Los naipes aparecieron en Europa hacia el siglo XIII, traídos probablemente por los nobles que volvían de las cruzadas. La ilustración muestra un juego de naipes diseñados en Francia por el rey Carlos VII.

Naipes y juegos de naipes, piezas planas de cartulina, cartón o plástico, por lo general rectangulares y ornamentadas con figuras y números, que se usan para varios juegos de habilidad o azar. Jugar a las cartas ya se hacía en la antigüedad, quizás en su origen con propósitos mágicos y más adelante como juegos que simulaban maniobras en las batallas. Algunos expertos creen que los naipes se originaron en la India como un derivado del juego de ajedrez; otras teorías sugieren que se usaron primero en China o Egipto. Es probable que, desde el Lejano Oriente, fueran introducidas en Europa por los cruzados.
En China se utilizaba un tipo de naipe que derivó del papel moneda y de las fichas del dominó. En India, uno de los juegos más conocidos es el dasavatara; consiste en una baraja con diez palos basados en los diez avatares o reencarnaciones del dios Visnú: pescado, tortuga, jabalí, león, enano, hacha, arco y flecha, rayo, caracola y caballo. La mayoría de los naipes indios son redondos, de diferentes tamaños y están hechos con cartón lacado, cartón piedra y en ocasiones marfil. En Japón, dos barajas populares son: el hanafuda ('juego de las flores') y el utagaruta ('el juego de los cien poetas').
Las primeras menciones de jugar a los naipes en Europa datan de los siglos XIII y XIV y según parece se utilizaban para entretener a los niños; los primeros ejemplos conocidos eran simples papeles pintados a mano. El precio de una baraja era prohibitivo; su uso fue más adelante restringido a la aristocracia. En 1397 un decreto dictado en París prohibió jugar a los naipes a las clases trabajadoras en días de labor, lo que indica que los naipes se producían en masa, con prensas de bloques de madera, antes de la invención de la imprenta. Durante el siglo XV las cartas hechas con bloques de madera se diseñaban en Alemania y fueron exportadas en gran número. Con los avances de la imprenta se incrementó la popularidad de estos juegos.
2
DISEÑO DE LOS PALOS
Los tipos de naipes y los diseños o símbolos de los palos varían según las zonas y la época. Los naipes europeos más antiguos son de diseño italiano del siglo XIV. El origen de los signos de los palos que se usan hoy en casi todo el mundo se puede atribuir a diseños franceses que en Inglaterra, al introducirse, fueron llamados corazones, espadas, diamantes y bastos o tréboles.
3
BARAJAS CORRIENTES
Cartas medievales de tarot
Las cartas que en la actualidad se utilizan en el tarot eran usadas en su origen para el desarrollo de un juego homónimo. En la imagen, tres cartas de tarot medieval que simbolizan, de izquierda a derecha, a los enamorados, al diablo y a la fuerza.

De los muchos tipos de barajas de naipes, uno de los más antiguos es la baraja de tarot, en la actualidad utilizado como un medio para predecir la fortuna. Una baraja de tarot consiste en 78 naipes, 22 de los cuales retratan objetos o personajes simbólicos o alegóricos. El resto son naipes numerados de los que evolucionaron las barajas de 52 cartas que se usan en Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y muchos otros países.
En la baraja francesa o inglesa cada uno de los cuatro palos se compone de trece naipes que consisten en tres figuras (rey, reina y sota) y cartas numeradas desde el as hasta el diez. Además de los citados, uno o dos naipes se conocen como comodines (jokers) que fueron introducidos en el siglo XIX. Ha habido pocos cambios en este tipo de baraja. Los 52 naipes a veces se reducen a 36 o 32 para los juegos de los cientos, euchre o bezique, o a 48 para juegos de la familia del pinacle. Los naipes de figuras con doble encabezamiento se crearon en Francia a principios de siglo XIX para hacer más fácil el reconocimiento de las cartas que se jugaban. Los índices, esto es, los pequeños símbolos de los palos en las esquinas opuestas de los naipes, se añadieron a finales del siglo XIX de forma que se pudiera sujetar una mano de naipes formando un ramillete cerrado pudiendo distinguirse cada uno individualmente. Hay naipes con relieve en el sistema Braille permitiendo a los discapacitados visuales poder practicar estos juegos. Otro tipo de baraja que se puede considerar estándar es la llamada baraja española. Consta de cuatro palos: oros, copas, bastos y espadas, y cada uno de ellos está formado por diez cartas numeradas del uno al siete más las tres figuras sota, caballo y rey. Este tipo de baraja también admite pequeñas diferencias en las figuras y en los motivos gráficos.
4
BARAJAS NO CORRIENTES
Los juegos de naipes con este tipo de barajas abundaron en Europa desde el siglo XVII al XIX. En Inglaterra desde 1670 hasta más o menos 1720 se imprimieron series de naipes históricos, grabados con tiras de dibujos, cada uno de los cuales representaba un evento significativo relativo al título de la baraja. De éstas se diseñaron alrededor de quince, entre ellas, The Knavery of the Rump, en la que satirizaba el Rump Parliament de Oliver Cromwell. En Francia se hicieron muchas barajas muy bonitas en los siglos XVIII y XIX; de gran interés son las barajas revolucionarias, en las que en vez de reyes y reinas aparecían naipes representando ciudadanos, y las exquisitas barajas coloreadas a mano de naipes de trajes de época, que datan de mediados del siglo XIX. Las figuras de los naipes de estas últimas barajas representaban personajes conocidos vestidos con los trajes suntuosos del periodo.
Quizás las barajas de naipes más intrigantes de todas sean las llamadas barajas transformadas. A principios del siglo XIX, cuando todavía no se usaban índices en los naipes, la gente se divertía tratando de crear dibujos basados en los puntos o símbolos de los palos de los mismos. El término 'transformación' se refiere a convertir un simple naipe en una obra de arte. Se imprimieron alrededor de 75 de estas barajas.
5
COLECCIONISMO DE NAIPES
Los naipes son el objeto de diversión más usado en el mundo. Las estimaciones sugieren que más de las tres cuartas partes de las personas que hay en el mundo juegan a uno o más tipos de juegos de cartas. En los últimos tiempos también se ha extendido la afición a coleccionar naipes o barajas antiguos e inusuales (como los dibujados por insignes artistas) que se han convertido en objetos de valor y que se exponen en muchos museos del mundo.
6
JUEGOS DE NAIPES
A lo largo de los siglos se han inventado cientos de juegos de cartas, pero sólo unos pocos han mantenido el interés. Juegos como el del 'hombre', populares durante los siglos XVII y XVIII, sólo sobreviven por su influencia en juegos modernos. El póquer, por ejemplo, está basado en algunos juegos que ya no existen.
Aunque no es posible una clasificación precisa, los juegos de naipes pueden dividirse en cinco amplias categorías. El primer grupo está formado por los 'juegos de ganar bazas', en los que ciertos naipes o un palo completo son designados 'triunfos' (los naipes con la numeración más alta). Entre éstos se encuentran las varias formas de whist, bridge y euchre, así como el tute y la brisca. Un segundo grupo comprende juegos en los que su objetivo es 'tener o ganar una serie de naipes de valor' y, a veces, mostrar combinaciones específicas de tanteo. Entre éstos se encuentran el pinacle, el bezique y el piquet. Los juegos sin triunfos del casino y del juego de los corazones, en los que el objetivo consiste en evitar la captura de las cartas que puntúan, pueden incluirse también en esta categoría.
El objetivo de otro grupo de juegos es 'obtener un tanteo determinado' emparejando, reuniendo o descartando naipes. De éstos, los juegos del rummy son los que más se juegan. Dos de las formas más populares son el gin y la canasta. Parecidos al rami son los juegos llamados 'de pasar', como el fan tan, en el que los jugadores pueden mostrar sus emparejamientos de naipes en la mesa de acuerdo con una determinada denominación, palo o secuencia, o pasar si no están en disposición de hacerlo. Una idea similar de disponer los naipes, emparejando y recolocando filas, son la razón fundamental de las diversas formas de solitarios y también de varios juegos de niños como la mona.
Constituyendo una cuarta categoría están los juegos de intenciones, en los que los jugadores pueden mostrar naipes o combinaciones de naipes, que ganen a las de sus oponentes; el póquer es el más conocido de los juegos de intenciones; también se puede incluir en este grupo el mus. Un último grupo, basado en sumar o emparejar números, son los 'juegos de apuestas' como el blackjack (también conocido como el veintiuno), bacarrá, chemin de fer y cribbage.
Ciertos juegos se han desarrollado de forma que son difíciles de clasificar, en especial aquellos que usan barajas especiales de naipes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores