Patrocinador1

El invento del Congreso de Berlín




Congreso de Berlín

Congreso de Berlín, asamblea de los representantes de Alemania, Rusia, Austria-Hungría, Gran Bretaña, Francia, Italia y el Imperio otomano, que se celebró en Berlín desde el 13 de junio al 13 de julio de 1878 para modificar los términos del Tratado de San Stefano, por el que se había puesto fin a la Guerra Turco-rusa de marzo de 1878. Una vez ganada esta contienda, Rusia había impuesto unas condiciones extremadamente duras al Imperio otomano, estipuladas en este tratado. Algunas potencias europeas, especialmente Austria-Hungría y Gran Bretaña, se alarmaron ante el aumento del poder de Rusia y de los estados independientes formados en los Balcanes a raíz de este acuerdo. Así pues, ambas potencias insistieron en que se revisara el tratado, preocupadas por sus propios intereses en Oriente Próximo. El conde Gyula Andrássy, primer ministro de Austria-Hungría, invitó a las potencias europeas implicadas a reunirse en Berlín. Otto von Bismarck, canciller del Imperio Alemán, presidió el Congreso.
Durante este encuentro, el Tratado de San Stefano fue reemplazado por el Tratado de Berlín, que contenía unas condiciones mucho menos favorables para Rusia. En el nuevo acuerdo se reafirmaba el principio según el cual la situación del Imperio otomano debía ser decidida por todas las potencias conjuntamente y no de forma unilateral por una de ellas. Asimismo, se volvió a defender el nacionalismo de los pueblos balcánicos. Se otorgó a Serbia y Montenegro su independencia del dominio turco, aunque el territorio concedido en el Tratado de San Stefano quedó considerablemente reducido. Bulgaria fue dividida en tres partes, dos de las cuales quedaron bajo el control turco. Rumania consiguió su independencia de Turquía, pero Rusia recibió la región de Besarabia (actualmente la república de Moldavia), perteneciente a Rumania, por lo que ésta fue compensada con Dobrudja (actualmente Dobrogea, situada entre Bulgaria y Rumania), una antigua región de Turquía. También se le concedieron a Rusia los territorios de Batum (actualmente Batumi, situado en Georgia), Kars y Ardahan (pertenecientes ambos a Turquía actualmente). Las dos provincias otomanas de Bosnia-Herzegovina fueron asignadas a Austria-Hungría. Chipre fue ocupada temporalmente por Gran Bretaña.
Como consecuencia del Tratado de Berlín, los turcos perdieron la mayoría de sus territorios europeos, disminuyó la influencia rusa en Oriente Próximo y se incrementó el poder de Austria-Hungría y Gran Bretaña. Los estados balcánicos y Rusia no quedaron satisfechos con las posesiones otorgadas en virtud del tratado. Las tensiones que posteriormente surgieron en los Balcanes y en Oriente Próximo fueron algunas de las causas que condujeron a la I Guerra Mundial. La declaración realizada por el primer ministro británico, Benjamin Disraeli, en la que proclamaba que se había alcanzado la “paz con honor” demostró carecer de fundamento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores