Patrocinador1

Arte de Oceanía





El invento del
Arte de Oceanía

Arte de Oceanía, producción artística y arquitectónica de Oceanía, entendida como el conjunto de las regiones de los grandes archipiélagos de Melanesia, Micronesia y Polinesia. A pesar de la variedad y diversidad de las manifestaciones locales, el arte de estas zonas presenta numerosas consonancias, debido en parte a un pasado común o a intercambios culturales; por este motivo puede ser afrontado como una tradición única. Técnicas, materiales, modelos estilísticos y gustos decorativos distintos caracterizan, sin embargo, el arte maorí de Nueva Zelanda y el arte aborigen de Australia, a los cuales se debe dedicar un estudio independiente.
En los primeros dos siglos de contacto con Occidente, todas las poblaciones indígenas de Oceanía conservaron sus propias tradiciones artísticas, transmitidas desde tiempos prehistóricos, aunque los restos conservados son escasos debido a que las condiciones climáticas tropicales causan un rápido deterioro de los materiales usados (madera, conchas, plumas y arcilla). Cuando los occidentales hicieron su aparición a mediados del siglo XVIII, las poblaciones oceánicas se encontraban en un estadio de desarrollo clasificable como neolítico: los utensilios eran de piedra, hueso y conchas, y las técnicas de trabajo del metal eran desconocidas.

2
EL ARTE DE MELANESIA: NUEVA GUINEA
Nueva Guinea, la mayor de las islas de Melanesia, representa un tercio de las tierras de Oceanía y alberga la población más numerosa. Entre sus muchos estilos artísticos, se puede trazar una distinción entre los desarrollados en las tierras altas, las regiones montañosas del centro de la isla, y en las zonas de la llanura y de la costa.
Los habitantes de la cadena montañosa central, que alcanza alturas superiores incluso a los 5.000 metros, practican una forma de decoración corporal espectacular: destacan los sombreros de plumas y los signos pintados sobre la cara, siendo la utilización de máscaras escasa. Por otro lado, los edificios son más bien modestos.
En la zona septentrional de Papúa (antes Irian Jaya), la producción de manufacturas está influida por la de Indonesia. Las proas de las canoas y los distintos objetos domésticos están decorados con relieves y motivos en espiral perforados, los mismos que aparecen sobre las pequeñas figuras de madera (korwar) a las que se atribuyen poderes sobrenaturales.
El área este del golfo de Irian Jaya está caracterizada por la presencia de monumentales esculturas antropomórficas, en ocasiones como decoración para arquitecturas en complejos de grandes dimensiones. Las pinturas sobre tapa (una especie de papel obtenido batiendo y prensando la corteza de algunos árboles) se distingue por sus rigurosos diseños en espiral y composiciones libres de animales y plantas.
En la costa meridional de Nueva Guinea algunas tribus decoran sus canoas con relieves elaborados en las proas, además de con estatuas de bulto redondo a tamaño natural. Para otras tribus, en cambio, los relieves decoran principalmente ricos frisos de distintos materiales que simbolizan los espíritus creadores.
Al este, en torno al gran golfo de Papúa, las máscaras y los relieves son expresiones significativas del arte local. Algunas máscaras se realizan con cuerdas entrelazadas; otras, con corteza de bambú, y otras, con el caparazón de las tortugas. Las esculturas en madera son numerosas, de muy distintos estilos.
La zona central de Nueva Guinea es famosa por la riqueza de sus tradiciones artísticas. En los territorios occidentales se producen máscaras con corteza y tapa, y con unas dimensiones que pueden llegar a los 6 metros de altura. El gusto refinado es evidente en cada uno de los objetos de uso cotidiano o ritual, siempre con relieves o pinturas. En general, las formas antropomorfas y zoomorfas son seminaturalistas, a excepción de las clásicas máscaras oceánicas de largas narices. La arquitectura es de notables dimensiones: en los territorios de algunas tribus se encuentran grandes edificios, en cuyos extremos se levantan torres decoradas con esculturas; también son frecuentes los complejos arquitectónicos con frontones enteramente recubiertos con vivaces pinturas sobre corteza. En el campo de las artes aplicadas son célebres los elegantes platos con relieves de los habitantes de las islas Tami.

3
EL ARTE DE LAS ISLAS MENORES DE MELANESIA
El arte de las islas del Almirantazgo, especialmente en la isla de Manus, está casi enteramente reservado a objetos de uso práctico, que a veces son usados para intercambiar con otras poblaciones: camas, gongs, platos o armas presentan decoraciones pictóricas de figuras humanas o animales, frecuentemente cocodrilos. Se prefiere el color rojo, completando la decoración con pequeños motivos geométricos blancos y negros.
En Nueva Irlanda predomina el estilo malanggan, denominación que se refiere tanto a los ritos fúnebres como a las esculturas y las máscaras con relieves usados en las ceremonias del mismo nombre; en particular, las esculturas, antropomorfas o zoomorfas, son los ejemplos más característicos del arte de Oceanía. Típicos de la altiplanicie central son los uli, grandes figuras de hermafroditas que tienen una función conmemorativa y que no pueden ser mirados por las mujeres.
En el suroeste de Nueva Irlanda y en el sur de Nueva Bretaña son frecuentes las estatuas en piedra, las grandes esculturas en madera, los bastones para la danza y las máscaras cónicas de rasgos estilizados, pintadas en blanco y negro.
Los bajorrelieves del sur de las islas Salomón representan normalmente figuras humanas estilizadas, mientras que la producción artística en la parte central de estas islas está caracterizada por el predominio del color negro y el uso de conchas marinas. Las esculturas más características son las figuras de los espíritus protectores (nguzu nguzu), originariamente situadas en las proas de las canoas de guerra. En el sureste de las islas los motivos decorativos típicos son los peces y los pájaros, representados normalmente sobre los platos ceremoniales. Las construcciones sobre las que apoyan las canoas tienen paneles con relieves tallados donde se representan figuras de distintas divinidades.
Entre las poblaciones del archipiélago de Vanuatu, durante los ritos sagrados se usan máscaras y figuras conmemorativas, generalmente realizadas en madera o materiales poco duraderos. Las esculturas de las islas Banks se caracterizan por actitudes muy dramáticas, además de por un cierto desequilibrio en las proporciones corporales: cabezas enormes, con narices prominentes y ojos que ocupan casi todo el rostro.
En Nueva Caledonia los ejemplos artísticos se limitan a un número reducido de esculturas, adornadas con pelucas y vestidos de plumas. Estas esculturas constituyen la decoración arquitectónica de las casas cónicas ceremoniales, con decoraciones incisas de motivos antropomorfos y geométricos.
4
EL ARTE DE MICRONESIA
Micronesia, al norte de Nueva Guinea, comprende numerosos archipiélagos formados por pequeñas islas. En las islas Carolinas, que constituyen el sector occidental, las casas son espaciosas y están decoradas con frontones pintados con figuras femeninas. Pequeños amuletos, ornamentos para la proa de las embarcaciones y vasijas decoradas con conchas destacan en estas islas, además de una notable producción de cerámica y tejidos.

5
EL ARTE DE POLINESIA
El arte en Polinesia está considerado como el más homogéneo de toda Oceanía. Las figuras antropomorfas están simplificadas, decoradas con pequeños motivos geométricos. La forma arquitectónica más significativa es el marae, un recinto sagrado que se eleva sobre una plataforma de piedra. La producción artística está relacionada con el orden social, que en toda Polinesia es muy jerárquico y se encuentra perpetuado a través de las generaciones.
En los archipiélagos occidentales de Samoa, Fiji y Tonga las esculturas son escasas; excepción son en Tonga unas pequeñas figurillas de marfil. Entre los objetos de uso cotidiano, las armas y los reposacabezas son sumamente elegantes, en ocasiones realizados en marfil. En las ceremonias rituales de Fiji se usan copas con forma humana o animal, produciéndose además una gran cantidad de tapa, que se pinta o estampa con distintos motivos decorativos.
La Polinesia central, que comprende las islas Cook, las Australes, las de la Sociedad y las Gambier, es rica en esculturas que representan sobre todo a distintas divinidades. Las de aspecto más natural son la que provienen de Mangareva, en las islas Gambier, mientras que las que provienen de Aitutaki y Rarotonga en las islas Cook, las de las islas de la Sociedad y las de las Australes tienden a una mayor estilización. Las divinidades de Rarotonga son dioses bastones con grandes cabezas estilizadas y decorados con figuras abstractas.
En las islas Marquesas las esculturas están enteramente cubiertas por motivos geométricos, estilo derivado probablemente de la costumbre local de tatuar todo el cuerpo. Figuras parecidas se encuentran en la Polinesia central, con ornamentos de marfil para las orejas y diademas hechas con conchas o caparazones de tortuga.
Las esculturas monumentales más celebres son las de la isla de Pascua: estas cabezas colosales, llamadas moais, fueron esculpidas en roca volcánica que procedía del cráter que se encuentra en el centro de la isla. La madera era usada solo para pequeñas figuras, que representan personajes masculinos de extrema delgadez, en ocasiones con cabeza de lagarto o pájaro.
Por último, cabe destacar las grandes estatuas procedentes de los templos de las islas Hawai, esculturas en madera perfectamente conservadas y caracterizadas por su aspecto agresivo. Típico del arte local es también el uso abundante de plumas de numerosos colores, que forman diseños vivaces en vestidos y estatuas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores