Patrocinador1

Tubo de Crookes






Tubo de Crookes
En la década de 1870 William Crookes construyó este dispositivo, precursor de los tubos de imagen de los receptores de televisión, para estudiar los rayos catódicos. Cuando se hace el vacío en el tubo y se aplica una diferencia de potencial elevada, un extremo brilla a causa de los rayos catódicos que inciden sobre él. Crookes colocó pequeños objetos en el tubo y comprobó que formaban sombras en el extremo, por lo que concluyó que los rayos (electrones, según sabemos hoy) se desplazan en línea recta.


Tubo de Crookes, dispositivo que genera un haz de electrones de alta velocidad, inventado por el físico y químico británico sir William Crookes. Está hecho de vidrio y contiene aire o gas a baja presión (alrededor de 1/10.000 de la presión atmosférica normal). Cuando se crea una diferencia de potencial elevada entre los electrodos situados en un extremo del tubo, se genera una incandescencia verde o dorada en el otro extremo del cristal, donde se encuentra el ánodo. La incandescencia la producen los haces de electrones al golpear el cristal, conocidos como rayos catódicos.
Se suele utilizar un tipo de tubo de Crookes provisto de una placa metálica entre el cátodo y la pantalla para demostrar las propiedades de los electrones. La placa crea una sombra con su forma en la incandescencia, lo que indica que los electrones, al igual que la luz, viajan en línea recta. La forma del cátodo permite dirigir y concentrar los electrones en el lugar deseado. Los primeros aparatos de rayos X eran tubos de Crookes donde los electrones se enfocaban a un anticátodo metálico para producir los rayos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores