Patrocinador1

Tanques de Guerra





El invento del Tanques de Guerra


El tanque de guerra como arma pesada se popularizó durante la Segunda Guerra Mundial, algunos fueron tan  bastos y pesados que se hundían en el suelo, provocaban el trepidar de la tierra y rompiendo cristales ante la vibración que producían sus  grandes motores.
Ya los griegos, romanos y posteriormente Leonardo Da Vinci  concebían la idea de fabricar grandes maquinarias de guerra que les permitiera avanzar bajo el fuego enemigo, en un principio, en la antigüedad tenían formas de torres  de asedio, Leonardo Da Vinci diseña un concepto   en forma de una pirámide cónica blindada  que podía desplazarse mediante pequeñas ruedas.
En la actualidad los tanque son maquinarias sofisticadas de guerra  con los más avanzados sistemas de posicionamiento, livianos con potentes motores y una artillería que permite mantener a raya al enemigo;  pero a la par del desarrollo del Tanque de guerra, se desarrollaron explosivos más potentes  que vulneraban con facilidad el grueso blindaje de acero, en los posteriores tiempos no  acero por resistente que sea que soporte  los nuevos tipos de municiones  que fácilmente pueden destruir  el blindaje de un tanque. Ante estos los investigadores han proveído a los tanques  de blindaje reactivo, Ideado por el estado mayor del ejército rojo de la época soviética; el aporte de los norteamericanos mejoró este sistema que tiene como idea fundamental generar una explosión que se oponga al efecto  explosivo  de municiones disparadas por cañones de 105 mm.
El tanque fue desarrollado por el Reino Unido en la I Guerra Mundial como una solución al estancamiento por la guerra de trincheras que tenía el frente occidental. El primer prototipo del Mark I fue probado el 6 de septiembre de 1915 por el Ejército Británico. Inicialmente fueron denominados buques de tierra (land ships) por el Almirantazgo, pero para preservar el secreto, los primeros vehículos fueron llamados transportes de agua. Los trabajadores de William Foster & Co. Ltd en Lincoln tenían la impresión de estar construyendo transportes de agua para Mesopotamia, por lo que los llamaron tanques, y el nombre se mantuvo.
Mientras que los británicos tomaron el liderazgo del desarrollo del tanque, los franceses no se quedarían atrás y presentaron sus primeros tanques en 1917. Los alemanes, sin embargo, fueron más lentos en la nueva arma, concentrándose en armas antitanque en lugar que en tanques.
Los resultados iniciales con los tanques fueron variados, con problemas de fiabilidad causados por desgastes considerables cuando el tanque entraba en combate y en el movimiento. En el terreno difícil sólo carros de combate como el Mark I y el FT-17 tenían rendimientos razonables. La forma de romboide del Mark I conseguía sobrepasar obstáculos, especialmente trincheras muy anchas, con más facilidad que muchos vehículos de combate modernos.
Finalmente, el tanque dejó la guerra de trincheras obsoleta, y se utilizaron miles de tanques en el campo de batalla por las fuerzas británicas y francesas, realizando una contribución significativa a la guerra.
Junto con el tanque, el primer cañón autopropulsado, el primer transporte blindado de personal, y el primer transporte blindado de personal con tracción de orugas fueron también utilizados en la Primera Guerra Mundial.
Durante la II Guerra Mundial,orine el tanque alcanzó nuevas cotas de capacidad y sofisticación. Los primeros tanques de la Alemania nazi eran tecnológicamente inferiores a los de sus oponentes en las áreas de blindaje y potencia de fuego. Fue su empleo táctico donde los tanques alemanes dominaron a sus rivales en el comienzo del conflicto. La doctrina alemana se enfocaba en el uso de fuerzas combinadas implicando el apoyo de la infantería móvil y la aviación, y, después de su sorprendente éxito en la Batalla de Francia, la táctica de la Blitzkrieg (guerra relámpago).
Esta doctrina requería que los alemanes equipase a sus tanques con radios, que proporcionaría mayor control y mando. En contraste, la mayoría de los tanques ligeros franceses carecían de radios, esencialmente porque su doctrina de batalla estaba basada en el avance lento, conforme a unos movimiento planificados. Los tanques franceses generalmente sobrepasaban a los alemanes en blindaje y potencia de fuego en la campaña de 1940, pero su falta de mando y control hizo que estas ventajas fueran irrelevantes en el resultado final.
De igual modo que en la Primera Guerra Mundial, se experimentaron con los tamaños eficaces del carro de combate. En el lado de grandes pesos, los Estados Unidos desarrolló el T-28 de 95 toneladas y la Alemania nazi creó el prototipo Maus de 188 toneladas, aunque ninguno de los dos entró en servicio. La tendencia hacia tanques más pesados era inequívoca durante la guerra. En 1939, la mayoría de los tanques tenían 30 mm o menos de blindaje, y un cañón de calibre 37 a 47 mm; los tanques medios pesaban unas 20 toneladas. En 1945, el blindaje creció hasta los 100 mm, y el cañón hasta los 75 a 85 mm y los pesos de 30 a 45 toneladas. Los tanques ligeros, que eran los mayoritarios en los ejércitos a comienzos de la guerra, gradualmente desaparecieron y sólo serían utilizados para tareas muy específicas.
Las torretas, que siempre habían sido consideradas, pero no eran universales, fueron reconocidas como esenciales. La necesidad de que el cañón pudieran ser utilizados contra blancos blindados requería que fuera de gran tamaño y que tuviese la posibilidad de apuntar hacia cualquier ángulo. Las armas montadas en el casco necesitaba que el vehículo se expusiera al fuego enemigo.
Los diseños de múltiples torretas o cañones como el T-35 soviético, el M3 Lee estadounidense, el Char B francés o el A-9 Cruiser británico fueron disminuyendo durante la guerra. Se demostró que el disparo de varias armas no se controlaba con eficacia por la tripulación del tanque; además, las nuevas armas de doble propósito eliminaba la necesidad de múltiples armas. La mayoría de los tanques mantuvieron una ametralladora en el casco, y generalmente una o dos ametralladoras en la torreta, para defensa contra infantería.
Durante la guerra se comenzó a equipar los tanques con radios, mejorando la coordinación de movimientos. En 1943 las radios de envío y recepción eran comunes. Los tanques fueron adaptados para un amplio abanico de trabajos militares, incluyengo la limpieza de minas y tareas de ingenieros. Se utilizaron modelos específicos, como tanques lanzallamas, de recuperación para trasladar tanques inmovilizados, de mando con varias radios, etc. Algunas de estas variantes continúan como otras clases de vehículos de combate blindados, y no son denominados tanques.
Las principales potencias desarrollaron además los cazacarros y cañones de asalto, vehículos blindados que utilizaban cañones de gran calibre, pero generalmente sin torreta. Los vehículos con torreta era caros de fabricar comparados con aquellos que no tenían. Se vio una tendencia en la II Guerra Mundial de utilizar el chasis de tanques antiguos para montar cañones grandes. El T-34 soviético utilizaba un cañón de 85 en su torreta, pero con el mismo chasis se podía armar con un cañón de 100 mm con torreta fija como en SU-100. El Panzer II fue modificado para utilizar un cañón de 75 mm Pak 40 como Marder II.
La Guerra Fría  
Durante la Guerra Fría, las fuerzas en Europa se divieron entre los países del Pacto de Varsovia y los países de la OTAN. La dominación de la Unión Soviética en el Pacto de Varsovia creó un estándar efectivo en algunos diseños de tanques. En contrapartida, los principales países de la OTAN, Francia, Reino Unido y Estados Unidos crearon sus propios diseños, con poco relación en común.
Tras la II Guerra Mundial, el desarrollo del tanque continuó debido a la Guerra Fría. No sólo se continuó fabricando grandes cantidades de carros de combate sino que la tecnología avanzó con mayor velocidad. Los tanques eran cada vez de mayor tamaño, mejor armados y más blindados y mucho más efectivos. Los aspectos de la tecnología de los cañones cambiaron significativamente, con el diseño de nuevos tipos de proyectiles más eficaces.
Muchos de los cambios en el diseño de tanques han sido refinamientos en el control de fuego, estabilización del cañón, comunicaciones y comodidades para la tripulación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores