Patrocinador1

Caja negra






Recuperación de una caja negra
En la imagen vemos el registrador de datos de vuelo (FDR, siglas en inglés) del vuelo 261 de Alaska Airlines agarrado por el brazo robótico del sumergible no tripulado que recuperó el instrumento del fondo del mar a principios de febrero de 2000. El vuelo 261 se estrelló en el océano Pacífico frente a la costa meridional de California (Estados Unidos) en enero de 2000, y sus 88 ocupantes fallecieron. Tanto los FDR como los registradores de voz de la cabina (CVR) están equipados con balizas de localización submarina (ULB), que emiten una señal que permite a los investigadores localizar la caja mediante sonar.

Caja negra, en informática, unidad cuya estructura interna se desconoce, pero cuya función está documentada. Los diseñadores de hardware y de software utilizan este término para hacer referencia a los circuitos o al código de programación que ejecutan determinada función. La mecánica interna de la función no es algo que interese al diseñador que utiliza una caja negra para obtener una función. Por ejemplo, un chip de memoria puede considerarse una caja negra. Muchas personas utilizan chips de memoria, e incluso los diseñan para los equipos informáticos, pero por lo general sólo los diseñadores de chips de memoria necesitan comprender su funcionamiento interno.


Caja negra de una aeronave
Este aparato registrador permite determinar la causa de los accidentes de las aeronaves. Diversas capas la protegen de incendios, explosiones e inmersiones, y su intenso color naranja (a pesar de su nombre) favorece su localización en cualquier entorno.

Caja negra (transportes), en aviación, aparato registrador que permite reconstruir las circunstancias concretas de cualquier vuelo. Situada a bordo de las aeronaves, se emplea para determinar las causas de los accidentes.
El nombre de “caja negra” deriva de la informática y no tiene ninguna relación con su aspecto, ya que es de color naranja fluorescente para permitir su rápida localización visual en cualquier entorno. Cubierta por diversos envoltorios que la protegen de cualquier incidencia (explosiones, incendios, caídas, inmersiones), presenta tres dispositivos de registro en puntos distintos de la aeronave: dos en la cola y uno en cabeza. Los de cola registran los parámetros básicos de vuelo (altitud, velocidad, evolución de vuelo y otros) y recogen el sonido ambiente. El dispositivo de cabeza posee tres micrófonos en la cabina que siempre graban la última media hora de vuelo. En caso de accidente, el análisis de las cintas de grabación proporciona evidencias sobre las causas y, en muchos casos, permite establecer mecanismos para evitarlos en el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores