Patrocinador1

El Horno según Encarta




Horno, aparato cerrado o recinto donde se produce calor por la combustión de un material, por la resistencia de un conductor, o por otras fuentes de calor, utilizado para someter a transformaciones físicas o químicas a los objetos que se introducen en ellos.
Hay muchos tipos de horno, que se pueden clasificar según su aplicación y la fuente de energía que utilizan. Una primera clasificación se podría hacer para separar los hornos domésticos de los industriales. Los hornos domésticos se utilizan para calentar, asar y gratinar alimentos. Se pueden clasificar a su vez en tres categorías: hornos de gas, eléctricos y microondas, aunque estos últimos funcionan con energía eléctrica. Los hornos de gas tienen unos quemadores que calientan por radiación; según cómo circulan los gases de la combustión se llaman de caldeo directo o indirecto. En los hornos eléctricos no se produce combustión; la corriente eléctrica atraviesa unas resistencias o conductos tubulares que se calientan al rojo vivo. El horno microondas utiliza ondas electromagnéticas de alta frecuencia que penetran en los alimentos y los cuecen por fricción molecular.
HORNOS INDUSTRIALES
Hay muchas industrias que utilizan hornos de diferentes tipos para realizar transformaciones en sus materias primas. Entre estas industrias destacan la panificadora, la petroquímica, la metalúrgica, la industria cerámica y la del vidrio.
Hornos en la industria metalúrgica
El alto horno emplea coque como fuente de calor y se utiliza para fundir los minerales de hierro y para elaborar ferroaleaciones. Para la fusión de minerales de hierro de baja calidad se utilizan hornos bajos. Los hornos de arco eléctrico se utilizan para elaborar aceros de alta calidad (véase Arco eléctrico). Otro tipo de hornos son los que se utilizan para el tratamiento térmico de los metales, como el recocido o el temple, que precisan un control cuidadoso de la temperatura. Entre ellos destacan el horno de baño salino, que consta de un crisol que contiene una sal fundida, y el horno de campana, que aísla el metal del exterior para efectuar un recocido sin contacto con el aire.
Hornos en la industria cerámica
En la industria cerámica se utilizan para cocer ladrillos, azulejos, tejas, porcelana y otros productos, y en la elaboración de cemento. Los hornos utilizados en esta industria son de dos tipos: hornos intermitentes, donde el fuego se apaga cuando no está cargado y se enciende cuando se introduce una hornada, y hornos continuos, en los que la carga y descarga se realiza con el horno encendido. En la actualidad se utilizan ambos tipos, aunque los diferentes modelos de horno continuo son más adecuados para la producción a gran escala. Los hornos continuos más importantes son el horno túnel, en el que los productos se mueven por una larga cámara de combustión sobre una cinta transportadora, y el horno rotatorio, en el que los productos atraviesan, por la fuerza de la gravedad, una larga cámara de combustión inclinada. Para una descripción del funcionamiento de estos hornos, véase Cerámica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores