Patrocinador1

La Persona en la gramática




Persona (gramática), categoría gramatical que presentan los pronombres personales, los posesivos (determinantes y pronombres) y el verbo y que remite a los interlocutores del discurso.
Los pronombres personales son las palabras que se utilizan para referirse a los términos que intervienen en el coloquio, y cuyo valor significativo es designar a las personas gramaticales. La primera persona es el emisor: yo, nosotros, nosotras. La segunda persona es el oyente: tú, vosotros, vosotras; la tercera persona en muchos casos no es persona, sino un elemento de referencia él, ella, ello, ellos, ellas.
Varían de forma según el género y el número: yo, mi, conmigo, nosotros, nosotras, y también según la función sintáctica que desempeñan: Vosotros os laváis, donde vosotros es sujeto y os complemento directo.
La fórmula de tratamiento usted procede de la fórmula de respeto vuestra merced, utilizada desde el siglo XV y que ha ido evolucionando, vuesa merced, usarced, hasta reducirse a usted; se utiliza con verbos en tercera persona: Usted viene. En Andalucía se usa ustedes por vosotros en la lengua hablada, e incluso ustedes con verbos en segunda persona de plural: Ustedes estáis bien. En gran parte de Hispanoamérica: México, Cuba, República Dominicana, Puerto Rico y en parte de Venezuela, Panamá, Colombia y Perú, no se utilizan las formas vosotros, vosotras en la lengua familiar, y es muy escaso su uso en la lengua escrita; en su lugar se utiliza ustedes. Se usa vos en el lugar de : vos querés, en Argentina; vos querías, en Chile; vos tomarés, en Colombia. En España, la fórmula vos ha dejado de utilizarse y ha quedado reducida a escasos usos literarios y formulísticos. Véase Fórmulas de tratamiento.
Los pronombres posesivos indican que lo nombrado por el sustantivo al que hacen referencia pertenece a la primera, segunda o tercera persona del coloquio, y también si la pertenencia corresponde a uno o varios poseedores: Este libro es mío, ése es tuyo. Es frecuente en el uso lingüístico el empleo de las expresiones como lo tuyo, lo nuestro, lo suyo como formas neutras.
Los morfemas de persona presentan sincretismo morfológico: un único formante representa también el número. Este morfema reitera la persona y el número del sujeto (véase Concordancia). Primera persona singular, el hablante; plural, cualquier conjunto que incluya al hablante. Segunda persona singular, el oyente; plural, cualquier conjunto que incluya al oyente y excluya al hablante. Tercera persona del singular, el que no es ni hablante ni oyente; puede no estar presente en el discurso.
El verbo varía de acuerdo con las personas gramaticales que el sujeto presenta, igual que los pronombres personales y los posesivos. En cuanto al verbo, hay que señalar algunas excepciones de verbos y formas verbales: los verbos unipersonales sólo se utilizan en tercera persona de singular: nieva. Ciertos verbos defectivos sólo tienen tercera persona: Esto os afecta a vosotros. Las formas verbales no personales: infinitivo, gerundio y participio carecen de persona: saltar, saltando, saltado. El imperativo sólo tiene segunda persona: ven tú, venid vosotros.
En el uso de la lengua hay una relación especial de concordancia, cuando al referirse a la segunda persona, se utiliza el verbo en tercera persona, en fórmulas de tratamiento de respeto, usted, ustedes: Ustedes cantan, o fórmulas reverenciales: vuestra merced, vuestra señoría: Vuestra señoría lo sabe. Esta relación de concordancia se debe a que al dirigirse a la segunda persona con tratamiento de respeto, se hace referencia, no a la persona misma, sino a lo que esa persona representa, tercera persona.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores