Patrocinador1

El invento del deporte de Pato




Pato (deporte), deporte hípico de cancha de cuatro jugadores por equipo que se juega tradicionalmente entre los gauchos en Argentina. El campo de juego mide de 180 a 220 m de largo por 80 a 90 m de ancho. En el medio de cada línea de fondo se encuentran las porterías (cestas). Las cestas consisten en un poste con un aro metálico de un 1 m de diámetro a una altura de 2,5 m. Del aro cuelga una red. El juego es controlado por dos árbitros a caballo dentro del terreno y otro más fuera del mismo; comprende seis periodos de 8 minutos, con intervalos de 4 minutos para cambiar de monturas. Como en el polo, los jugadores llevan camisas de colores, pantalones y botas de montar. El caballo más utilizado es el llamado criollo de patas cortas, que es una raza descendiente de los caballos utilizados por los españoles en la conquista de Sudamérica.
El pato es una esfera de cuero de 69 a 71 cm de circunferencia con 6 asas de cuero. El objetivo del juego es anotar la mayor cantidad de puntos pasando el pato a través del aro de los oponentes. El juego comienza con el lanzamiento del pato —por parte de un árbitro— al terreno de juego. Los jugadores, entonces, se pasan el pato unos a otros lanzándolo o golpeándolo. El jugador que está en posesión del pato tiene la obligación de ofrecerse a los oponentes, lo que se hace manteniendo el pato con el brazo extendido en ángulo recto respecto a su cuerpo. Si un jugador contrario lo agarra por una de las asas se lucha por la posesión, pero sólo se permite permaneciendo de pie sobre los estribos y sin apoyarse en la montura o en el cuerpo del caballo. No está permitido cabalgar a través de la línea de paso de un jinete, pero sí lo está empujar al caballo de un oponente. Cuando el pato cae al suelo sólo se puede recuperar si el jugador va a un mínimo de velocidad. Debe inclinarse por fuera de la montura y levantarlo hacia arriba. Las faltas se penalizan con tiros libres.
2
HISTORIA
El pato se originó como deporte informal probablemente en el siglo XVI. Las granjas vecinas o ranchos competían entre ellos y el terreno de juego, que era el área de separación entre propiedades, podía llegar a ocupar varios kilómetros cuadrados. No había límite para el número de jugadores y la pelota era una cesta con un pato vivo en su interior (de aquí el nombre de pato). El objetivo del juego era llevar la cesta, con el pato dentro, de vuelta a la granja o rancho propio. Sólo existían algunas reglas como las que señalaban que los jugadores podían atraparse unos a otros, con una cuerda o lazo y debían llevar la cesta a la longitud del brazo. La Iglesia católica hizo varios esfuerzos para suprimir el deporte y fue temporalmente prohibido por ley en 1822. En 1937 fue restaurado por Alberto del Castillo Posse, que redactó nuevas reglas y reemplazó la cesta con el pato por la pelota actual. En 1938 la provincia de Buenos Aires levantó la prohibición y en 1941 se dotó al deporte de un órgano rector, la Federación Argentina de Pato. Se creó un núcleo de 40 clubes con 300 jugadores. En 1953 se declaró deporte nacional de Argentina. Se han celebrado partidos de exhibición en Estados Unidos, Brasil y Francia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores