Patrocinador1

1918, el final de la Primera Guerra Mundial




1918: el año final

Tratado de Brest-Litovsk
El tratado de paz firmado en Brest-Litovsk el 3 de marzo de 1918 supuso una humillación para la Rusia soviética. Ésta cedía a Alemania múltiples territorios, incluyendo Polonia, Lituania, Letonia y Estonia. Además, el gobierno soviético tenía que reconocer la independencia de Finlandia, Georgia y Ucrania. Ello privó a Rusia de casi una tercera parte de su población y de su tierra cultivable, de más de tres quintas partes de su producción de hierro y carbón, y de la mitad de sus plantas industriales. Finalmente, los acuerdos territoriales del Tratado de Brest-Litovsk quedaron anulados en virtud del armisticio firmado en noviembre de 1918 por Alemania y las potencias aliadas vencedoras en la I Guerra Mundial, y abrogados de forma definitiva por medio del Tratado de Versalles, pactado en junio del año siguiente.

Los primeros meses de 1918 no resultaron favorables para las potencias aliadas. Rusia firmó el 3 de marzo la Paz de Brest-Litovsk, por la que se ponía fin oficialmente a la guerra entre esta nación y los Imperios Centrales; el 7 de mayo Rumania firmó el Tratado de Bucarest, según el cual debía ceder la región de Dobrudja a Bulgaria, los pasos de la cordillera de los Cárpatos a Austria-Hungría y conceder a Alemania un arrendamiento a largo plazo de los pozos de petróleo rumanos.
3.6.1
La retirada de Bulgaria y Austria-Hungría
Sin embargo, el resultado de la lucha en el frente de los Balcanes durante 1918 fue catastrófico para los Imperios Centrales. Una fuerza de unos 700.000 soldados aliados, compuesta por franceses, británicos, griegos, serbios e italianos, comenzó una ofensiva a gran escala contra las tropas alemanas, austriacas y búlgaras en Serbia. El éxito del ataque fue tal que a finales de mes los búlgaros estaban completamente derrotados y firmaron un armisticio con los aliados. Rumania volvió a intervenir en el conflicto en noviembre en favor de la causa aliada, apoyada por las tropas aliadas que habían entrado en el país tras la capitulación de Bulgaria. Los soldados serbios del Ejército aliado continuaron avanzando después de que se firmara la tregua con los búlgaros y ocuparon Belgrado el 1 de noviembre; el Ejército italiano invadió y ocupó Albania.
Tras una fallida ofensiva austriaca sobre el Piave, los aliados obtuvieron la victoria definitiva en el frente italiano durante octubre y noviembre, cuando derrotaron a los austriacos en la batalla de Vittorio Veneto (del 24 de octubre al 4 de noviembre). Los italianos tomaron finalmente Trieste el 3 de noviembre y ocuparon Fiume (actual Rijeka) el 5 de noviembre. La conmoción de la derrota provocó alzamientos revolucionarios en el Imperio Austro-Húngaro. Los checos y los eslovacos ya habían constituido en octubre un Estado independiente, Checoslovaquia; los eslavos del Sur proclamaron su independencia en octubre y fundaron en diciembre el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, que más tarde pasaría a denominarse Yugoslavia (en la actualidad Croacia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Ex-República Yugoslava de Macedonia, Serbia, y Montenegro). Los húngaros establecieron un gobierno independiente en noviembre. Las autoridades austro-húngaras establecidas en Viena firmaron un armisticio con los aliados el 3 de noviembre y Carlos I, el último emperador de los Habsburgo, abdicó días después; al día siguiente se proclamó la República de Austria.
3.6.2
La retirada de Turquía
Los aliados también pusieron fin a la guerra en el frente turco de forma satisfactoria en 1918. Las fuerzas británicas rompieron las líneas turcas en Meguido y derrotaron a los destacamentos alemanes que las apoyaban en el mes de septiembre; los británicos, después de unirse a las tropas árabes lideradas por Lawrence, tomaron Líbano y Siria. En octubre conquistaron Damasco, Alepo y otros puntos estratégicos; a su vez, la Marina francesa ocupó Beirut y el gobierno otomano solicitó un armisticio que se firmó el 30 de octubre. Según las condiciones establecidas, el Imperio otomano debía retirar sus ejércitos, romper relaciones con los Imperios Centrales y permitir a los buques de guerra aliados cruzar el estrecho de los Dardanelos.
3.6.3
El último esfuerzo de los alemanes
A pesar de las victorias de los alemanes sobre los rusos y los rumanos en 1917, los aliados formularon unos objetivos de guerra a comienzos de 1918 radicalmente opuestos a los expresados por los Imperios Centrales. La política de pacificación del presidente estadounidense Wilson comprendía catorce puntos cuyo objetivo era alcanzar una paz justa e indujo a los Imperios Centrales a cesar las hostilidades algunos meses después. A comienzos de 1918, los alemanes decidieron llevar a cabo un esfuerzo supremo en la primavera de ese año para romper las líneas aliadas en el frente occidental y llegar así hasta París. Esta poderosa ofensiva, que comenzó el 21 de marzo, fue dirigida contra el frente británico situado al sur de Arras. El temor a que los alemanes consiguieran atravesar las líneas aliadas se fue extendiendo debido al éxito de la ofensiva durante la primera semana; por este motivo, los aliados encargaron al general Ferdinand Foch la coordinación de las operaciones aliadas, nombrándole comandante general de los ejércitos aliados en Francia —formados por franceses, belgas, británicos y estadounidenses— al mes siguiente. De abril a junio los alemanes emprendieron un segundo avance, lo que les permitió llegar hasta un punto del Marne que se hallaba tan sólo a 60 km de París, pero las tropas francesas y la II División estadounidense detuvieron el avance alemán en la batalla de Château-Thierry (4 de junio) y la fuerza de la ofensiva alemana decayó enormemente a mediados de julio. Pese al avance logrado en la segunda batalla del Marne, sus progresos se vieron frenados inmediatamente por las tropas francesas y estadounidenses. El general Foch, que advirtió que la ofensiva alemana carecía de fuerza, ordenó un contraataque el 18 de julio. Los alemanes se vieron obligados a replegarse sobre el Marne y los aliados tomaron la iniciativa en el frente occidental y siguieron en esta línea hasta que concluyó el conflicto.
3.6.4
El final de la guerra en Europa
Firma del armisticio de la I Guerra Mundial
El 11 de noviembre de 1918, representantes de los gobiernos de Francia, Alemania y Gran Bretaña se reunieron en un vagón de un tren, en los alrededores de la ciudad francesa de Rethondes, y firmaron el armisticio que puso fin a la I Guerra Mundial. Con la rendición incondicional alemana concluyó una de los conflictos bélicos más cruentos de la historia de la humanidad. Precisamente en ese mismo vagón, 22 años más tarde, tuvo lugar la rendición francesa a la Alemania nacionalsocialista de Adolf Hitler en el transcurso de la II Guerra Mundial.

Los aliados emprendieron una ofensiva sobre las líneas alemanas establecidas en Amiens (del 8 al 11 de agosto); los alemanes se rindieron tres meses después. Las fuerzas británicas y francesas ganaron la segunda batalla del Somme y la quinta batalla de Arras durante la última semana de agosto y los primeros días de septiembre, e hicieron retroceder a los alemanes hasta la Línea Hindenburg. El resto de las tropas alemanas fue reducido por los estadounidenses en la batalla de Saint-Mihiel (12 y 13 de septiembre). Los británicos avanzaron hacia Cambrai en octubre y principios de noviembre, y los estadounidenses atravesaron la boscosa región de Argonne. El último ataque logró romper las líneas alemanas establecidas entre Metz y Sedan. Como resultado de estas ofensivas, Ludendorff pidió al gobierno alemán que solicitara un armisticio al enemigo. El gobierno alemán inició las conversaciones con los aliados en octubre, pero éstas fracasaron cuando el presidente Wilson insistió en negociar únicamente con regímenes democráticos. Mientras tanto, los británicos realizaban importantes progresos en el norte de Francia y a lo largo de la costa belga, y las tropas francesas y estadounidenses llegaron a Sedan el 10 de noviembre. La Línea Hindenburg había sido completamente aniquilada a comienzos de este mes, y los alemanes se retiraban con rapidez de todo el frente occidental. La derrota del Ejército alemán tuvo repercusiones en el interior del país que afectaron de forma muy negativa al gobierno establecido. La flota alemana se amotinó, el rey de Baviera fue destronado por un levantamiento y el emperador Guillermo II abdicó en noviembre y huyó a los Países Bajos. El día 9 de ese mismo mes se proclamó la República de Weimar en Alemania, cuyo gobierno envió una comisión para negociar con los aliados. A las cinco de la mañana del 11 de noviembre tuvo lugar en el bosque de Compiègne la firma del armisticio entre Alemania y los aliados; este documento estaba basado en las condiciones establecidas por los vencedores; esa misma mañana cesaron las hostilidades en el frente occidental.
3.7
La guerra en las colonias
Las fuerzas destacadas en las colonias alemanas de África y el océano Pacífico, a excepción de las que se encontraban en África oriental a finales de 1917 y durante 1918, lucharon a la defensiva la mayor parte del tiempo. Fueron derrotadas con rapidez en unos casos y gradualmente en otros, pero prácticamente todas se habían rendido a los aliados hacia el final de la guerra.
3.7.1
África
Los territorios africanos colonizados por los alemanes en 1914 eran Togo, Camerún, el África Suroccidental Alemana (actual Namibia) y el África Oriental Alemana. Una fuerza anglo-francesa tomó posesión de Togo en agosto de 1914. En septiembre de ese año los británicos invadieron Camerún desde Nigeria, y los franceses se internaron en el este y el sur de esta región desde el África Ecuatorial Francesa. Después de muchas campañas, la resistencia alemana fue superada definitivamente en febrero de 1916. El África Suroccidental Alemana fue conquistada entre septiembre de 1914 y julio de 1915 por tropas de la Unión Sudafricana (actual República de Sudáfrica). La más importante de las posesiones alemanas, el África Oriental Alemana, fue la que ofreció más oposición a los aliados. Los primeros ataques emprendidos por las tropas británicas e indias (noviembre de 1914) fueron repelidos por las fuerzas alemanas dirigidas por el general Paul von Lettow-Vorbeck. En noviembre de 1915 las unidades navales de los británicos se apoderaron del lago Tanganica, y el general Jan Christiaan Smuts recibió el mando de las fuerzas aliadas (formadas por británicos, sudafricanos y portugueses) que se encargarían de la invasión del África Oriental Alemana al año siguiente. Los aliados tomaron en 1916 sus principales ciudades: Tanga, Bagamoyo, Dar es-Salaam y Tabora, por lo que las tropas de Lettow-Vorbeck se retiraron hacia el sureste de esta región. Sin embargo, las fuerzas alemanas iniciaron una ofensiva a finales de 1917 e invadieron el África Portuguesa. Cuando se firmó el armisticio en Europa en 1918, las tropas alemanas del África Occidental Alemana seguían aún luchando, a pesar de que la mayor parte de la colonia se encontraba en poder de los aliados. Lettow-Vorbeck se rindió tres días después de que se terminara la guerra en Europa.
3.7.2
El Pacífico
En el Pacífico, una fuerza neozelandesa conquistó la zona alemana de Samoa en agosto de 1914, y los archipiélagos alemanes de Bismarck y Nueva Guinea fueron ocupados por tropas australianas en septiembre. Las fuerzas japonesas tomaron la fortaleza de Qingdao, un puerto alemán situado en la provincia china de Shandong, en noviembre de 1914, y las islas Marshall, las islas Marianas, el archipiélago de Palau y las islas Carolinas entre agosto y noviembre de ese año. Cuando la guerra terminó, Japón conservó Qingdao hasta 1922 y consiguió un mandato sobre las islas Marshall, Marianas, Palau y Carolinas.
3.8
La guerra marítima
A comienzos de la guerra, el grueso de la flota británica, la Gran Flota, contaba con veinte acorazados y numerosos cruceros y destructores; estaba ubicada en la base de Scapa Flow, situada en las islas Orcadas, mientras que una segunda flota protegía el canal de la Mancha. La Flota de Altamar alemana estaba compuesta por trece acorazados y tenía sus bases en los puertos alemanes de mar del Norte.
3.8.1
Las primeras operaciones
El Lusitania
El vapor Lusitania aparece aquí partiendo de Nueva York en 1915 para emprender su último viaje. La nave fue torpedeada por un submarino alemán frente a las costas de Irlanda y se hundió en 20 minutos; perecieron las 1.198 personas que se encontraban a bordo. Los alemanes alegaron que el navío transportaba armas, lo que fue negado por Gran Bretaña y Estados Unidos. Este incidente fue uno de los factores principales que impulsó a Estados Unidos a participar en la I Guerra Mundial.

En la batalla que tuvo lugar en la ensenada de Helgoland (1914) los británicos atacaron la base naval alemana de la isla de Helgoland y hundieron tres naves enemigas; los submarinos alemanes hundieron el superacorazado Audacious (27 de octubre) e intentaron atacar Scapa Flow, por lo que las naves británicas allí fondeadas hubieron de zarpar en busca de refugio a la costa occidental de Escocia.
Una escuadra de cruceros alemanes destacada en el Pacífico sur, al mando de la cual se hallaba el almirante Maximilian Spee, causó importantes daños en las instalaciones francesas de Papeete y en las islas Fanning (de posesión británica) en septiembre y octubre de 1914; el 1 de noviembre derrotó a una escuadra británica en la batalla de Coronel, pero fue vencida el 8 de diciembre por una escuadra británica a las órdenes del almirante Frederick Sturdee en la batalla de las islas Malvinas, en la que perdió cuatro de sus cinco naves. Durante 1914 y los primeros meses de 1915, los cruceros alemanes produjeron graves daños a los buques británicos del océano Índico y otras zonas.
La acción más destacable de 1915 fue el bloqueo submarino impuesto por Alemania a Gran Bretaña. El hundimiento del transatlántico de pasajeros Lusitania a manos de un submarino alemán el 7 de mayo costó la vida a muchos súbditos estadounidenses, lo que originó una polémica que estuvo a punto de provocar la guerra entre Estados Unidos y Alemania, modificando ésta última sus métodos de guerra submarina para satisfacer al gobierno estadounidense. Sin embargo, en marzo de 1916, el hundimiento por un submarino alemán del buque de vapor francés Sussex en el canal de la Mancha y la existencia de víctimas estadounidenses hizo estallar un nuevo conflicto diplomático entre estos países.
3.8.2
1916 y los años siguientes
El enfrentamiento naval más importante de la guerra fue la batalla de Jutlandia, librada el 31 de mayo y el 1 de junio de 1916 entre la Gran Flota británica y la Flota de Altamar alemana, y tras la cual Gran Bretaña pudo conservar su supremacía naval. No obstante, los alemanes consiguieron romper el bloqueo británico y reanudaron la guerra submarina sin restricciones en 1917, persuadidos de que éste era el único método con el que podrían derrotar a Gran Bretaña; esta estrategia no condujo a la rendición de los británicos, sino que motivó que Estados Unidos declarara la guerra a Alemania. Los ataques de los submarinos alemanes a los convoyes británicos en el océano Atlántico y en el mar del Norte ocasionaron la destrucción de numerosas embarcaciones. Por este motivo, los británicos intentaron bloquear, con escaso éxito, las bases submarinas alemanas de Ostende y Zeebrugge (ambas en Bélgica) en abril de 1918; finalmente, las fuerzas terrestres británicas marcharon sobre Bélgica en octubre y tomaron ambas bases y otros puertos belgas.
3.8.3
El hundimiento de la flota alemana
La Conferencia de París
Tras la derrota de Alemania en la I Guerra Mundial, los vencedores no llegaban a un acuerdo sobre las reparaciones de guerra que debía pagar la nación vencida. Los líderes de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia e Italia celebraron la Conferencia de Paz de París en 1919 y elaboraron el Tratado de Versalles. Éste imponía a Alemania una serie de medidas restrictivas y compensatorias que incluían su desmilitarización a gran escala y el pago de indemnizaciones. Los representantes de la reunión fueron, de izquierda a derecha, el primer ministro británico Lloyd George, el ministro de Asuntos Exteriores italiano Giorgio Sonnino, el jefe de gobierno francés Georges Clemenceau y el presidente de Estados Unidos Thomas Woodrow Wilson.

De acuerdo con los términos del armisticio, los alemanes debían entregar a los aliados la mayor parte de su flota, compuesta por 10 acorazados, 17 cruceros, 50 lanchas torpederas y más de 100 submarinos. Salvo estos últimos, toda la flota, incluidos capitanes y tripulaciones, estaba retenida en Scapa Flow en noviembre de 1918. El Tratado de Versalles (1919), que puso fin a la guerra, estipulaba que todas las naves retenidas pasaban a ser propiedad de los aliados; los alemanes habían de entregar los restantes buques de guerra que se encontraran en su poder; además, el tamaño de la futura flota alemana quedaba drásticamente reducido. Como represalia ante estas condiciones, los alemanes hundieron el 21 de junio de 1919 sus propias naves de Scapa Flow.
El tonelaje total de naves aliadas hundidas por los submarinos, embarcaciones y minas alemanas fue de casi 13 millones; el mayor tonelaje hundido en un solo año (1917) alcanzó los 6 millones.
3.9
La guerra aérea
Eddie Rickenbacker
Eddie Rickenbacker fue el piloto estadounidense más importante de la I Guerra Mundial. Derribó 22 aviones enemigos y 4 globos. Pasó a ser presidente de Eastern Airlines en 1939 y trabajó en esta compañía hasta 1963. Su avión fue derribado en el Pacífico al norte de Samoa cuando realizaba una misión de exploración para el Ministerio de Guerra en 1942. Fue rescatado junto con sus compañeros.

La I Guerra Mundial estimuló enormemente la fabricación de aeronaves, su uso con fines militares y el desarrollo de la guerra aérea; se construyeron dirigibles, globos y aviones. Éstos últimos se utilizaban principalmente para dos tipos de misiones: la observación y el bombardeo. La exploración de los frentes de batalla fijos se llevaba a cabo mediante pequeños globos con cuerdas; los dirigibles servían para realizar reconocimientos en el mar, y los aeroplanos para sobrevolar las zonas costeras. Con respecto a las operaciones militares terrestres, los aeroplanos se empleaban para observar la disposición de las tropas y defensas del enemigo y bombardear sus líneas o a sus fuerzas cuando entraban en combate.
Los alemanes bombardearon por primera vez París desde el aire el 30 de agosto de 1914 y Dover (Gran Bretaña) el 21 de diciembre de 1914. Durante 1915 y 1916, los dirigibles alemanes, conocidos como zepelines, atacaron el este de Inglaterra y Londres en sesenta ocasiones. El primer ataque con aviones se produjo el 28 noviembre de 1916, y estas acciones se repitieron con frecuencia durante el resto de la guerra.
Desde mediados de 1915 se hicieron frecuentes los combates aéreos entre aviones o escuadrones enemigos. Los alemanes disfrutaron de la supremacía aérea en el frente occidental desde octubre de 1915 hasta julio de 1916, año en el que los británicos demostraron su superioridad. Entre los más importantes aviadores, cabe destacar al estadounidense Eddie Rickenbacker, al canadiense William Avery Bishop y al barón alemán Manfred von Richthofen.
4
RESUMEN DE LA GUERRA
Tratado de Trianón
El acuerdo firmado en 1920 en el Grand Trianon (o Gran Palacio Trianón, como se le conoce en español), uno de los edificios que conforman el gran conjunto palaciego de Versalles (al suroeste de París, la capital de Francia), recibió el nombre por el que es conocido en honor de tan distinguido lugar. El Tratado de Trianón concertó los términos de la paz entre Hungría y los aliados que habían luchado contra los Imperios Centrales (a los cuales pertenecía ésta en tanto que parte del Imperio Austro-Húngaro) durante la I Guerra Mundial. De resultas del pacto, Hungría perdió dos tercios de su superficie y la mitad de su población. La fotografía reproduce el momento en que, el 4 de junio de 1920, se procedía a la firma del Tratado a cargo de los representantes de los países implicados en el mismo.

La I Guerra Mundial duró cuatro años, tres meses y catorce días. El conflicto representó un coste de 186.000 millones de dólares para los países beligerantes. Las bajas en los combates terrestres ascendieron a 37 millones, y casi diez millones de personas pertenecientes a la población civil fallecieron indirectamente a causa de la contienda. A pesar de que todas las naciones confiaban en que los acuerdos alcanzados después del conflicto restablecerían la paz mundial sobre unas bases estables, las condiciones impuestas promovieron un conflicto aún más destructivo (que se inició en 1939 y que, no en vano, fue denominado II Guerra Mundial). Los Imperios Centrales aceptaron los catorce puntos elaborados por el presidente Wilson como fundamento del armisticio, esperando que los aliados los adoptaran como referencia básica en los tratados de paz. Sin embargo, la mayor parte de las potencias aliadas acudieron a la Conferencia de Paz de París (celebrada en Versalles) con la determinación de obtener indemnizaciones en concepto de reparaciones de guerra equivalentes al coste total de la misma y de repartirse los territorios y posesiones de las naciones derrotadas según acuerdos secretos. Durante las negociaciones de paz, el presidente estadounidense Wilson insistió en que la Conferencia de Paz de París aceptara su programa completo organizado en catorce puntos, pero finalmente desistió de su propósito inicial y se centró en conseguir el apoyo de los aliados para la formación de la Sociedad de Naciones.
Las potencias vencedoras permitieron que se incumplieran ciertos términos establecidos en los tratados de paz de Versalles, Saint-Germain-en-Laye, Trianón, Neuilly-sur-Seine y Sèvres, lo que provocó el resurgimiento del militarismo y de un nacionalismo agresivo en Alemania y desórdenes sociales en gran parte de Europa.

Acontecimientos que condujeron a la I Guerra Mundial

1871
18 de enero: Guillermo I de Prusia es coronado emperador de Alemania.
10 de mayo: el Tratado de Frankfurt pone fin a la Guerra Franco-prusiana; Francia cede a Alemania las provincias orientales de Alsacia y Lorena.
1872
Alemania, Austria-Hungría y Rusia forman la Liga de los Tres Emperadores contra Francia.
1875
Bosnia-Herzegovina se rebela contra el Imperio otomano.
1877
Enero: se inicia la Guerra Turco-rusa; Rusia apoya a los cristianos eslavos de los Balcanes en el Imperio otomano (Cuestión Oriental), pretendiendo ganar territorios, influencia y prestigio.
1878
Marzo: fin de la Guerra Turco-rusa con el Tratado de San Stefano.
Junio-Julio: celebración del Congreso de Berlín con el canciller alemán Otto von Bismarck como 'árbitro honesto'; Rumania, Serbia, y Montenegro se independizan del Imperio otomano, Bulgaria se divide y se independiza parcialmente; Austria-Hungría obtiene derechos administrativos sobre Bosnia-Herzegovina; crece la tensión en los Balcanes.
1879
Dúplice alianza entre Alemania y Austria-Hungría.
1882
Mayo: Triple Alianza entre Alemania, Austria-Hungría e Italia.
1885
Bulgaria expulsa al Imperio otomano de Rumelia oriental; Bismarck recurre a Italia, Gran Bretaña y Austria-Hungría para evitar la interferencia rusa.
1887
La rivalidad de Rusia y Austria-Hungría en los Balcanes pone fin a la Liga de los Tres Emperadores.
18 de junio: el secreto Tratado de Reaseguro reafirma la alianza entre Rusia y Alemania.
1888
Junio: Guillermo II es coronado emperador de Alemania.
1890
Marzo: Guillermo II destituye a Bismarck; cambio de rumbo de la política exterior alemana. Guillermo II se niega a renovar el Tratado de Reaseguro contra los deseos de Rusia; se debilita indirectamente la posición de Austria-Hungría; Alemania se arriesga a quedar rodeada.
1894
Enero: Final de la alianza de Francia y Rusia contra la Triple Alianza. Se constituye la Liga Panalemana para promover la expansión alemana y el protofascismo.
1896
Enero: El telegrama que Guillermo II envía a Kruger, presidente de la república bóer de Transvaal, alentando a los bóers despierta el enojo británico. El archiduque Francisco Fernando se convierte en heredero del trono austro-húngaro; sus inclinaciones federalistas le convierten en enemigo de los nacionalistas de la Gran Serbia que pretenden liberarse de los Habsburgo.
1897
Rusia y Austria-Hungría acuerdan mantener la situación existente en los Balcanes durante 10 años.
1898
Incidente de Fashoda entre Francia y Gran Bretaña por la presencia francesa en Sudán. Alemania inicia un programa de construcción naval; comienzo de la escalada naval militar. Fracasan los intentos para establecer una alianza entre Gran Bretaña y Alemania. En Francia se inicia el Caso Dreyfus, centrado en la actividad del espionaje alemán en el Ejército francés.
1899
Mayo: se reúne la primera Conferencia de La Haya; se crea un foro internacional de arbitraje y se establecen límites a la actividad militar. Renovación de la alianza franco-rusa.
1900
Acuerdo secreto franco-italiano para la protección de sus mutuos intereses en África; la Triple Alianza resulta afectada, especialmente Austria-Hungría; Italia queda con las manos libres para aspirar a objetivos en los Balcanes.
1902
Gran Bretaña establece una alianza con Japón.
1904
Febrero: estalla la Guerra Ruso-japonesa.
Abril: Francia y Gran Bretaña firman un acuerdo, la Entente Cordial, en parte para evitar implicarse en la Guerra Ruso-japonesa.
1905
Marzo: primera Crisis marroquí: Guillermo II respalda a Marruecos contra los franceses.
Septiembre: el Tratado de Portsmouth pone fin a la Guerra Ruso-japonesa; Japón se convierte en potencia mundial; la humillada Rusia vuelve a interesarse por la Cuestión Oriental. El Estado Mayor alemán termina de preparar el Plan Schlieffen para la guerra contra Francia y Rusia.
1906
Enero-Abril: la Conferencia de Algeciras evita la guerra en Marruecos. Gran Bretaña bota el acorazado Dreadnought.
1907
Junio: se reúne la segunda Conferencia de Paz de La Haya para ampliar y clarificar las reglas de la guerra; Alemania rechaza las propuestas de desarme, exacerbando la desconfianza. Se constituye la Triple Entente entre Francia, Gran Bretaña y Rusia; el acuerdo ruso-británico refuerza las ambiciones rusas sobre los Balcanes.
1908
Julio: la revolución de los Jóvenes Turcos en el Imperio otomano dispara la crisis de los Balcanes.
Octubre: Austria-Hungría se anexiona Bosnia-Herzegovina ante la oposición de Serbia; Rusia muestra su enojo, aunque no está dispuesta a respaldar las demandas bélicas serbias. Unas imprudentes declaraciones de Guillermo II en una entrevista concedida al Daily Telegraph enfurece a los británicos.
1909
Marzo: el Mensaje de Petersburgo de Austria-Hungría advirtiendo contra la intromisión en los Balcanes despierta las iras de Rusia contra los Imperios Centrales. Tratado secreto ruso-italiano para mantener la situación existente en los Balcanes.
1911
Julio: segunda Crisis de Marruecos; Alemania envía su navío Panther a Agadir para obstaculizar los intereses franceses.
Septiembre: estalla la guerra entre Italia y el Imperio otomano; la Triple Alianza se debilita por la amistad que Alemania demuestra hacia el Imperio otomano.
Noviembre: la Conferencia de Agadir evita la guerra; Marruecos se convierte en protectorado francés; Alemania recibe compensaciones territoriales, pero queda en evidencia su aislamiento. Se forma la organización terrorista serbia Mano Negra, que aboga por la Gran Serbia. Alemania concede autonomía limitada a Alsacia y Lorena.
1912
Octubre: el Tratado de Lausana pone fin a la guerra Ítalo-turca; Italia obtiene Libia. Primera Guerra Balcánica; la Liga Balcánica ataca al Imperio otomano, liberando Albania y Macedonia. Fracasan las conversaciones de limitación naval entre Gran Bretaña y Alemania; se intensifica la escalada armamentista.
Diciembre: los asesores de Guillermo II proponen una guerra preventiva para romper el círculo de la Triple Entente.
1913
Mayo: el Tratado de Londres pone fin a la primera Guerra Balcánica; los otomanos entregan Creta a Grecia; Albania declara su independencia; partición de Macedonia; Serbia se muestra insatisfecha y forma una alianza con Grecia contra Bulgaria.
Junio-Agosto: segunda Guerra Balcánica que finaliza con la derrota búlgara; Austria-Hungría impide que Serbia ocupe la costa adriática; Serbia duplica su territorio, y declara que su próximo objetivo es Bosnia-Herzegovina, dominada por Austria. Preparativos bélicos: Alemania refuerza su Ejército; Francia amplía el servicio militar obligatorio de dos a tres años; las potencias europeas incrementan sus presupuestos militares.
1914
28 de junio: un miembro de la Mano Negra asesina a Francisco Fernando, archiduque de Austria, en Sarajevo.
6 de julio: Alemania garantiza a Austria-Hungría que cumplirá íntegramente sus obligaciones de aliada.
20 de julio: Francia garantiza a Rusia su fidelidad.
23 de julio: ultimátum austriaco a Serbia exigiendo el enjuiciamiento de los extremistas eslavos.
25 de julio: Serbia acepta la mayoría de las cláusulas del ultimátum y anuncia una movilización parcial. Rusia decide apoyar a Serbia; rechazadas las ofertas de mediación británicas y alemanas.
28 de julio: Austria-Hungría declara la guerra a Serbia.
29 de julio: movilización parcial en Rusia.
30 de julio: movilización general en Rusia.
31 de julio: movilización general en Austria-Hungría; Alemania presenta sendos ultimátums a Rusia (anulación de la movilización) y a Francia (exigiendo su neutralidad). No recibe respuesta.
1 de agosto: Alemania moviliza su Ejército y declara la guerra a Rusia; Gran Bretaña moviliza su flota.
2 de agosto: Bélgica rechaza la exigencia alemana de permitir el paso de sus tropas para atacar a Francia; Gran Bretaña asegura la seguridad en las costas francesas.
3 de agosto: Alemania declara la guerra a Francia e invade Bélgica; Italia se declara neutral.
4 de agosto: ultimátum británico a Alemania para que respete la neutralidad belga (declaración oficial de guerra).
6 de agosto: Serbia declara la guerra a Alemania; Austria-Hungría declara la guerra a Rusia.
11 de agosto: Francia declara la guerra a Austria-Hungría.
12 de agosto: Gran Bretaña declara la guerra a Austria-Hungría.
23 de agosto: Japón declara la guerra a Alemania.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores