Patrocinador1

El ataque de Pearl Harbor durante la Segunda Guerra Mundial




Declaración de guerra a Japón
El 8 de diciembre de 1941, un día después del ataque japonés a Pearl Harbor, el presidente de Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, se dirigió al Congreso y pidió que se declarara la guerra a Japón. Roosevelt declaró que el 7 de diciembre sería "una fecha que pasaría a los anales de la infamia".

Cuando el general Tojo Hideki fue nombrado primer ministro a mediados de octubre, decidió que el día 29 de noviembre era la fecha límite para que su país aceptara un pacto sin guerra. El plazo fijado por Tojo, que se mantenía en secreto, significaba que la guerra era prácticamente segura.
El Ejército y la Armada japonesa habían desarrollado una estrategia basada en realizar ataques rápidos en Birmania, la península Malaya, Indias Orientales y Filipinas y establecer un cinturón defensivo en la zona central y suroccidental del Pacífico. Esperaban que Estados Unidos les declarara la guerra, pero no creían que estuvieran dispuestos a prolongar la contienda durante mucho tiempo. Su máxima preocupación era la flota estadounidense del Pacífico, establecida en Pearl Harbor (Hawai).
Ataque sobre Pearl Harbor
Pocos minutos antes de las ocho de la mañana del domingo 7 de diciembre de 1941, un grupo de aeronaves japonesas lanzaron un ataque por sorpresa sobre la Flota del Pacífico estadounidense, atracada en Pearl Harbor (Hawai). Los japoneses confiaban en inutilizar a la Marina estadounidense, que constituía el principal obstáculo para obtener la victoria en una guerra contra Estados Unidos. Al cabo de unas horas, los japoneses habían hundido cuatro acorazados y dañado otros cuatro, uno de los cuales fue el Arizona, que aparece en la fotografía; asimismo, destruyeron gran cantidad de aviones de combate y causaron numerosas bajas y heridos entre el personal militar naval estadounidense. Como resultado de este ataque, el Congreso de Estados Unidos declaró la guerra a Japón al día siguiente a petición del presidente Franklin Delano Roosevelt.

Pocos minutos después de la ocho de la mañana del domingo 7 de diciembre de 1941 aeronaves japonesas trasladadas en portaaviones bombardearon Pearl Harbor. Hundieron cuatro acorazados y causaron daños a cuatro más en un ataque que duró menos de dos horas. Estados Unidos entró en guerra con Japón el 8 de diciembre; Alemania e Italia declararon la guerra a Estados Unidos el 11 de diciembre.
3.2.4.2
Las conquistas japonesas en Asia y el Pacífico
Antes de finales de diciembre, las fuerzas japonesas habían conquistado las posesiones británicas de Hong Kong y las islas Gilbert (en la actualidad, Kiribati) así como las posesiones estadounidenses de Guam y la isla Wake; habían invadido las posesiones británicas de Birmania, la península Malaya, Borneo y la posesión estadounidense de Filipinas. La colonia británica de Singapur, considerada durante mucho tiempo como una de las fortalezas más inexpugnables del mundo, cayó en febrero de 1942; los japoneses ocuparon también las Indias Holandesas y desembarcaron en Nueva Guinea en marzo. Las fuerzas estadounidenses y filipinas de las islas Batan se rindieron el 9 de abril y la resistencia filipina puso fin a sus actividades con la capitulación de la isla de Corregidor el 6 de mayo.
De acuerdo con los planes de los japoneses, aún les restaba tiempo para plantear una estrategia defensiva cuando hubieran conquistado la colonia australiana del norte de Nueva Guinea, el archipiélago de Bismarck, las Gilbert y la isla Wake, objetivo que habían logrado a mediados de marzo. Sin embargo, había sido tal el éxito de la campaña, que decidieron ampliar su perímetro defensivo hasta abarcar las islas Aleutianas por el norte, el archipiélago Midway por el este y parte de las islas Salomón y la zona meridional de Nueva Guinea por el sur. El primer paso fue conquistar Port Moresby, situado en el extremo suroriental de Nueva Guinea, en un ataque realizado por mar. Los estadounidenses, que podían descifrar los mensajes codificados de los japoneses, situaron una fuerza expedicionaria naval en esta zona. Tras la batalla del Mar del Coral (7 y 8 de mayo), los japoneses se vieron obligados a abandonar los planes previstos para Port Moresby.
3.2.4.3
La batalla de Midway
Escenas de la batalla de Midway
La victoria estadounidense en la batalla de Midway, librada en junio de 1942, en las aguas del archipiélago Midway, marcó un punto de inflexión en el escenario del océano Pacífico durante la II Guerra Mundial (1939-1945). Japón perdió cuatro portaaviones, dos cruceros y tres destructores; Estados Unidos, el portaaviones Yorktown y un destructor. En estas imágenes de la batalla se puede observar el ataque a un acorazado, así como el incendio de un aeródromo estadounidense.

Una potente escuadra japonesa, compuesta por nueve acorazados y cuatro portaaviones, al mando de la cual se hallaba el almirante Yamamoto Isoroku, puso rumbo a Midway la primera semana de junio. El almirante Chester William Nimitz, que había asumido el mando de la flota estadounidense del océano Pacífico después del ataque a Pearl Harbor, sólo disponía de tres portaaviones y siete cruceros pesados, pero podía tener acceso a los mensajes emitidos por los japoneses. La batalla de Midway comenzó en la mañana del 4 de junio: los bombarderos estadounidenses destruyeron tres de los portaaviones japoneses en cinco minutos. El cuarto cayó un poco más tarde, después de que sus aviones hubieran hundido el portaaviones estadounidense Yorktown.
La posterior conquista japonesa de Kiska y Attu (islas Aleutianas) los días 6 y 7 no compensaron la derrota de Midway, de la que nunca llegó a recuperarse la Armada japonesa. Sus acorazados no sufrieron ningún daño, pero la batalla del Mar del Coral y la de Midway habían demostrado que las naves de guerra más importantes eran los portaaviones, y el enemigo había destruido cuatro de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores