Patrocinador1

Las batallas finales en Europa durante la Segunda Guerra Mundial




La última y débil esperanza de Hitler, alentada brevemente por el fallecimiento del presidente estadounidense Roosevelt ocurrido el 12 de abril, era que se desatara un conflicto entre las potencias occidentales y la URSS. El V Ejército de Estados Unidos y el VIII Ejército británico lanzaron una serie de ataques el 14 y el 16 de abril que les llevaron hasta el río Po en una semana. El avance soviético hacia Berlín comenzó el 16 de abril. El VII Ejército estadounidense tomó Nuremberg el 20 de abril. Cuatro días después los soviéticos cerraron el cerco sobre Berlín. Al día siguiente el V Ejército soviético y el I Ejército estadounidense establecieron contacto en la ciudad de Torgau, situada en el Elba (al noreste de Leipzig), y Alemania quedó dividida en dos partes. La resistencia organizada contra los estadounidenses y los británicos cesó prácticamente la última semana del mes, pero las tropas alemanas orientadas hacia el este lucharon desesperadamente para evitar ser apresadas por los soviéticos.
3.4.19
La rendición de Alemania
Karl Dönitz
El almirante alemán Karl Dönitz fue nombrado el 20 de abril de 1945 por Adolf Hitler su sucesor al frente del Estado, en el que es considerado el testamento político del dictador, escrito cuando la derrota del III Reich en la II Guerra Mundial era evidente. Dönitz asumió ese cargo el 2 de mayo de ese año y aunque intentó firmar una paz honrosa con los aliados no pudo evitar la rendición de todas las Fuerzas Armadas alemanas cinco días más tarde. Detenido por las tropas aliadas, en 1946 fue sentenciado a diez años de prisión tras los juicios por crímenes de guerra seguidos en la ciudad de Nuremberg.

Hitler decidió esperar el desenlace final en Berlín, donde aún podía manipular a los escasos altos mandos que quedaban. La mayor parte de sus colaboradores políticos y militares abandonaron la capital para dirigirse hacia el norte y sur de Alemania, seguramente para no estar al alcance de los soviéticos. Hitler se suicidó en su búnker de Berlín el 30 de abril. Su último acto oficial importante fue nombrar al almirante Karl Dönitz como sucesor suyo en la jefatura del Estado.
La única opción que le quedaba a Dönitz, que había sido leal a Hitler, era rendirse. Su representante, el general Alfred Jodl, firmó la rendición incondicional de todas las Fuerzas Armadas alemanas en el cuartel general de Eisenhower, establecido en Reims, el 7 de mayo. Las tropas alemanas de Italia ya se habían rendido (el 2 mayo), al igual que las de los Países Bajos, el norte de Alemania y Dinamarca (4 de mayo). Los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña declararon el 8 de mayo el Día de la Victoria en Europa. La rendición incondicional completa entró en vigor un minuto después de la medianoche, una vez firmado en Berlín un segundo documento que también suscribió la URSS.
3.4.20
La derrota de Japón
Ataque kamikaze japonés
Los kamikazes (‘viento divino’ en japonés) eran escuadrones suicidas formados por las fuerzas aéreas japonesas en los últimos meses de la II Guerra Mundial. Estos pilotos volaban en aviones, cargados de explosivos, y se lanzaban contra las naves de Estados Unidos en un esfuerzo por detener su avance. Llegaron a hundir 40 naves en total.

El final de la guerra no se avistaba, a pesar de que la situación de Japón era desesperada a comienzos de 1945. La Armada japonesa ya no volvería a operar a pleno rendimiento, pero la mayor parte del Ejército se encontraba en buenas condiciones y estaba desplegado en los archipiélagos y en China. Los japoneses dieron una muestra de lo que aún podía esperarse de sus fuerzas recurriendo a las actividades de los kamikazes (en japonés, ‘viento divino’), ataques aéreos suicidas, durante los combates en la isla filipina de Luzón.
3.4.20.1
Iwo Jima y Okinawa
La batalla de Iwo Jima
La conquista de Iwo Jima fue una de las últimas batallas libradas en la campaña del Pacífico durante la II Guerra Mundial. En los meses de febrero y marzo de 1945 fallecieron unos 6.000 soldados estadounidenses y 20.000 japoneses en la lucha por el control de la isla. Este combate fue uno de los más difíciles en los que han participado los marines de Estados Unidos.

Mientras se esperaba a que llegaran los refuerzos de Europa para lanzar el ataque final sobre Japón, seguía ejecutándose la estrategia de conquista de las islas; en primer lugar, se llevó a cabo un desembarco en Iwo Jima el 19 de febrero. El asalto de este pequeño islote árido —la batalla de Iwo Jima— costó la vida de más de 6.000 infantes de la Marina estadounidense, antes de convertirse en una base segura el 16 de marzo.
El 1 de abril, el X Ejército de Estados Unidos dirigido por el general Simon B. Buckner desembarcó en Okinawa, situada 500 km al sur de la isla japonesa más meridional, Kyūshū, y la lucha se prolongó hasta el 21 de junio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores