Patrocinador1

El invento del Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo (BIRD)






Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo (BIRD), también conocido como Banco Internacional para la Reconstrucción y el Fomento (BIRF), agencia especializada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) creada en 1946 como consecuencia de los acuerdos logrados durante la Conferencia de Bretton Woods (1944), en la cual se fundó también el Fondo Monetario Internacional (FMI). El BIRD forma parte, junto a otras instituciones, del Banco Mundial.
Los principales objetivos del Banco, tal y como establecen sus estatutos, consisten en “ayudar a la reconstrucción y el desarrollo de los países miembros facilitando la inversión de capital productivo y promoviendo la inversión extranjera privada, proporcionando avales o ayudas para financiar los préstamos y complementar la inversión privada mediante financiación, con su propio capital, de proyectos productivos”.
El BIRD sólo concede préstamos a los países miembros para financiar proyectos concretos. Para que un país obtenga un crédito, los asesores y expertos del Banco analizan su economía para asegurar que cumple las condiciones impuestas por la entidad. Estas condiciones pretenden garantizar que los préstamos se utilizarán de modo productivo y que podrán ser devueltos. El Banco exige que el prestatario no pueda conseguir la financiación que necesita de ninguna otra institución y que el proyecto sea técnica y económicamente viable. Para asegurar la devolución, los gobiernos tienen que garantizar dentro de sus territorios los créditos privados. Una vez concedido el préstamo, el Banco exige unos informes periódicos, realizados tanto por el país prestatario como por los propios observadores de la entidad, sobre la utilización de los fondos y los adelantos del proyecto.
Al principio, los préstamos concedidos por el BIRD estaban destinados a reconstruir las industrias de los países europeos devastadas durante la II Guerra Mundial. Sin embargo, a partir de finales de la década de 1960 la mayoría de los créditos se concedieron a países en vías de desarrollo de África, Asia y Latinoamérica. El Banco favorece los proyectos que benefician a los más pobres; ayuda a los países menos desarrollados a aumentar su productividad y a crear infraestructuras para facilitar el acceso al agua corriente, para construir vertederos, instituciones de salud, planificación familiar, nutrición, educación y vivienda. Se pretende fomentar el acceso de los más pobres a la actividad económica concediendo préstamos para promover la agricultura y el desarrollo rural, las pequeñas empresas y el crecimiento urbano. El BIRD también presta asistencia a proyectos energéticos y de conservación medioambiental.
2
FUENTES DE RECURSOS
La principal fuente de ingresos del Banco proviene de la venta de sus acciones o participaciones del capital. Cada país miembro debe comprar una cantidad mínima de acciones que depende de su peso relativo en la economía mundial. Los fondos suscritos no se depositan en su totalidad en el Banco; sólo el 8,5% del capital suscrito debe depositarse. El resto se depositará a petición del Banco cuando necesite liquidez, pero nunca se ha llegado a producir este caso. El BIRD se financia emitiendo bonos y otros títulos valores en los mercados de capitales internacionales, cobrando los préstamos concedidos y con los beneficios que obtiene de otras operaciones. Desde 1947 el Banco tiene beneficios.
Todos los poderes del BIRD se concentran en la Junta de Gobernadores, compuesta por un representante de cada país miembro. La Junta se reúne al menos una vez al año. Los gobernadores delegan gran parte de sus competencias a una junta ejecutiva de 21 directores que se reúnen de forma periódica en la sede del Banco en la ciudad de Washington. De éstos, cinco son nombrados por los cinco países con más acciones. Los 16 restantes son elegidos por los gobernadores de los demás países por un periodo de dos años. Los directores ejecutivos dependen del presidente del Banco al que eligen por un mandato de cinco años y no puede ser ni un gobernador ni un director ejecutivo.
3
ORGANISMOS ASOCIADOS
Del BIRD dependen la Corporación Financiera Internacional (CFI), creada en 1956, y la Asociación Internacional de Fomento (AIF), creada en 1960. Para pertenecer a alguno de estos dos organismos es indispensable ser miembro del Banco. Las tres instituciones tienen el mismo presidente y las mismas juntas de gobernadores y de directores ejecutivos.
La AIF es la institución encargada de canalizar los préstamos que concede el Banco, otorgando financiación para proyectos de desarrollo a los países que no pueden pagar los tipos de interés de mercado. Los créditos blandos que concede la AIF tienen un plazo de amortización mayor que los del BIRD y no devengan intereses, excepto una cuota anual del 0,75%. La financiación de la AIF proviene de las suscripciones que realizan los países más prósperos y de las propias transferencias del Banco.
Las tres instituciones son, en lo jurídico y en el plano financiero, independientes, pero el BIRD y la AIF comparten el mismo personal laboral. La CFI tiene personal propio, pero utiliza los servicios administrativos y de asesoría del Banco. Para formar parte de estas tres instituciones es indispensable pertenecer al Fondo Monetario Internacional (FMI).
4
BALANCE
El BIRD ha sido muy criticado durante los últimos años por sus escasos resultados para fomentar el desarrollo económico, sobre todo en lo que concierne a los aspectos sociales y medioambientales negativos de los programas realizados en los países del Tercer Mundo. El propio Banco ha reconocido sus errores. Sin embargo, se puede alegar en su defensa que tiene menos culpa que los gobiernos corruptos o incompetentes que presentan los programas de desarrollo necesitados de financiación. En cualquier caso, el papel del Banco como promotor del desarrollo se ha visto reducido con la entrada de grandes flujos de capital privado para financiar inversiones rentables en los países menos desarrollados. No obstante, ciertas actividades, como la salud, la educación y otras áreas no rentables para el sector privado, siguen necesitando el apoyo financiero de una institución como el BIRD.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores