Patrocinador1

El invento de Partido Demócrata Cristiano de Chile




Partido Demócrata Cristiano 

Aylwin ante la prensa
Patricio Aylwin, presidente chileno desde 1990 hasta 1994, hablando para los medios de comunicación.

Partido Demócrata Cristiano (Chile), partido político chileno fundado en 1957, una de las más importantes agrupaciones democristianas desde la segunda mitad del siglo XX, cuyas ideas básicas comenzaron a desarrollarse firmemente a finales del siglo XIX.
2
COMPONENTE IDEOLÓGICO Y ORÍGENES
Debe su existencia, primero, a la filosofía cristiana como pilar ideológico; segundo, al conflicto social contemporáneo que vivía el país; y, tercero, a la doctrina social de la Iglesia católica que interpela al hombre en el sentido de asumir la tarea de buscar solución a los problemas fundamentales de la sociedad contemporánea, especialmente los económicos y sociales.
La ideología democristiana (no solo de la chilena) se fundamenta en la aspiración al logro de un pleno desarrollo del hombre, tanto espiritual como materialmente, a través de una verdadera democracia. Sus más importantes principios son: la proclamación de los derechos de la persona; el reconocimiento y defensa de la libertad del individuo; el apoyo a la democracia, entendida como una defensa del establecimiento y mantenimiento de un Estado de Derecho; y la promoción de lo que la filosofía cristiana ha entendido siempre como el bien común.
Estas ideas, presentes más claramente a partir de las encíclicas de León XIII (especialmente, Rerum novarum) y Pío XI, se pudieron plasmar en el Chile del siglo XX a través de la Falange Nacional, agrupación política nacida oficialmente en 1938 (proveniente de una disgregación del Partido Conservador que, tres años antes, había dado lugar a Falange Conservadora) y en la cual sus jóvenes miembros se sentían identificados con el pensamiento social de la Iglesia católica, fundamentado en el intento de superar la injusticia social.
3
HISTORIA
El 28 de julio de 1957, durante la presidencia de Carlos Ibáñez del Campo, antiguos componentes de la Falange Nacional, del Partido Conservador Social Cristiano y de los agrario-laboristas formaron el Partido Demócrata Cristiano de Chile. Aunque se declararon cristianos, decidieron no crear un partido confesional. Las primeras apariciones del Partido Demócrata Cristiano comenzaron alrededor de 1958, decidiéndose por abanderar a Eduardo Frei Montalva, cuya candidatura resultó tercera, aunque obtuvo un importante número de votos. Más tarde, participó en lo que se denominó Bloque de Saneamiento Democrático, formando una alianza con diversos partidos (Radical, Socialista, Comunista y Democrático), convergiendo en los propósitos de reformar la ley electoral, derogar la Ley de la Defensa de la Democracia (que había ilegalizado al Partido Comunista) y promulgar una ley de probidad administrativa. Se alcanzaron los dos primeros objetivos mencionados.
En las elecciones de 1964, el Partido Demócrata Cristiano volvió a proclamar candidato a Frei Montalva, quien obtuvo la presidencia de la República. El partido pasó a ser el grupo político mayoritario en el país, lo que no impidió que su candidato presidencial, Radomiro Tomic, fuera derrotado en las elecciones de 1970 por el socialista Salvador Allende, cuyo gobierno, sustentado en el bloque de la Unidad Popular, finalizó abruptamente con el golpe de Estado de 1973 que encabezó el general Augusto Pinochet. La Democracia Cristiana, al entender que el gobierno de Allende había caído en conductas que transgredían la Constitución, no opuso inicialmente mayor cuestionamiento al gobierno militar (excepción hecha de un pequeño grupo de militantes, encabezados por Bernardo Leighton, que inmediatamente después de producido el golpe emitieron una declaración opuesta a la acción golpista de los jefes militares). No obstante, progresivamente, se distanció del nuevo régimen, que lejos de ir preparando las condiciones para el restablecimiento de la democracia concentró el poder en el general Pinochet y aisló a Chile de los países democráticos de la comunidad internacional. Un hito de la creciente oposición al gobierno militar fue el decreto-ley que disolvió, el 11 de marzo de 1977, a la totalidad de los partidos políticos que no habían sido puestos fuera de la ley. Importantes dirigentes democristianos fueron exiliados o relegados a localidades alejadas de los principales centros por su lucha a favor de los derechos humanos. Liderado por Frei Montalva, el Partido Demócrata Cristiano encabezó la oposición con motivo de la consulta de enero de 1978, y posteriormente contra el proyecto constitucional de 1980. Fue después de la inesperada muerte de Frei, en 1981, cuando la Democracia Cristiana y otras fuerzas políticas democráticas confluyeron en la Alianza Democrática (1983), el Acuerdo Nacional (1985) y la Concertación de Partidos por el No (1988), allanando el camino al retorno de la democracia mediante la derrota de Pinochet en el plebiscito del 5 de octubre de 1988. El Partido Demócrata Cristiano lideró a partir de entonces la principal coalición política, la Concertación de Partidos por la Democracia, de la que saldrían los siguientes presidentes chilenos: Patricio Aylwin (1990-1994) y Eduardo Frei Ruiz-Tagle (1994-2000), ambos miembros del propio Partido Demócrata Cristiano; y los socialistas Ricardo Lagos (2000-2006) y Michelle Bachelet (2006- ).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores