Patrocinador1

Lengua sumeria




Lengua sumeria
Lengua sumeria, hablada por los pueblos del antiguo reino sumerio que estuvo en Mesopotamia. Su vocabulario, gramática y sintaxis no parecen tener relación con ninguna otra lengua conocida.
Es la lengua escrita más antigua de la que se poseen testimonios gráficos, su alfabeto es cuneiforme. Las primeras inscripciones, que se encontraron en el sur de Mesopotamia, proceden del 3000 a.C.; un milenio después había dejado de hablarse y el acadio o asirio-babilónico la reemplazó, aunque siguió siendo lengua literaria hasta que desapareció su alfabeto. Se distinguen cuatro periodos en la historia de esta lengua: El arcaico desde el 3100 hasta el 2500 a.C.; el antiguo o clásico que abarca desde el 2500 hasta el 2300 a.C.; el nuevo, entre el 2300 y el 2000, y por último el llamado postsumerio. La existencia de esta lengua —y su cultura— permanecieron en el olvido hasta que en el siglo XIX se descifró el alfabeto cuneiforme, lo que desveló la existencia de una lengua que no se esperaba que existiera, en lugar de tratarse de una lengua conocida en un periodo arcaico.
El sumerio fue una lengua de tipo aglutinante y no flexiva, como lo son las indoeuropeas y las semíticas. Por lo general, las palabras-patrón no están sujetas a ningún cambio flexivo. Las unidades gramaticales están formadas por un conjunto de palabras, que mantienen su estructura, y no por palabras aisladas. Se parece a otras lenguas aglutinantes como el turco, el húngaro y algunas lenguas caucásicas.
Posee seis vocales: tres abiertas a, e, u, y sus correspondientes cerradas a, e, u. No se las pronunciaba con nitidez y estaban sujetas a la ley de la armonía de las vocales. Se aplica a las vocales y a las partículas átonas. Las vocales se elidían al final de palabra o en posición interconsonántica. Poseía 15 consonantes b, p, t, d, g (oclusivas) k, z, s, sh (africadas sibilantes sonoras), ch (africadas palatales sordas), r, l, m, n, y ng (parecida a la ñ). La última consonante de las palabras no se pronunciaba a menos que fuera seguida de una partícula que comenzara por vocal.
Muchas palabras-patrón eran monosílabas y se podían añadir a otras para formar palabras polisílabas, que eran palabras compuestas. Los nombres solían ser palabras compuestas como lu-gal 'rey' ('gran hombre'), dub-sar 'escriba' ('tablilla escritor'), y di-ku 'juez' ('juicio decididor'). Los nombres abstractos se formaban por medio de la palabra nam, así, nam-lu-gal significa 'parentesco'. El plural se formaba por la repetición de la raíz. No tenía género, pero los nombres podían ser animados o inanimados, los animales pertenecían a la última categoría.
Las oraciones constaban de un predicado y una serie de nombres compuestos que estaban relacionados con el predicado como sujeto, objeto directo, indirecto y dimensional (circunstancial), esto es, el que establece las relaciones de localización. El predicado estaba formado por una raíz verbal y una serie de infijos o elementos gramaticales que se unían a la raíz. Los infijos servían para corroborar las relaciones entre el verbo y los compuestos, que habían quedado marcadas ya por las partículas gramaticales. El sustantivo compuesto podía estar formado por el sustantivo propiamente dicho, o por éste y sus modificadores, como los adjetivos, los genitivos, las oraciones de relativo y los posesivos. Las partículas de relación, llamadas posposiciones, siempre iban detrás de los compuestos.
Posee muy pocos adjetivos, ya que se empleaban en su lugar las expresiones genitivas (el equivalente al esquema nombre-de-nombre). Las cópulas y las conjunciones eran escasas, sus funciones las realizaban el orden de las palabras en la oración y los compuestos. Tampoco tenía pronombre relativo, las oraciones subordinadas adjetivas se indicaban por medio de una partícula que se colocaba al final. Esta clase de oraciones tenía un uso muy restringido; una partícula pasiva que tenía la misma forma del infinitivo solía sustituirlas.
El principal dialecto del sumerio puede que fuera el emegir o 'lengua principesca'. Hubo otros dialectos de menor difusión. Uno lo empleaban las mujeres y otro los eunucos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores