Patrocinador1

Chapado




Chapado
Bargueño barroco de Amberes
En el siglo XVII los ebanistas flamencos recuperaron la técnica del chapado, abandonada desde la caída de Imperio romano. En esta imagen podemos admirar un bargueño de esa época fabricado de la ciudad de Amberes chapado en carey y ébano.

Chapado, aplicación de una lámina muy fina de madera noble, oro o plata sobre la superficie de un objeto o mueble. Su finalidad es proporcionar apariencia lujosa a una pieza construida con materiales de baja calidad.
La marquetería es un tipo específico de chapado con fines decorativos. Para realizarla se utilizan pequeñas piezas de madera noble y otros materiales, como el marfil, el nácar, el hueso o el latón, dispuestas sobre la superficie de un objeto en forma de motivos geométricos, vegetales o de escenas figurativas.
2
HISTORIA
El arte del chapado se ha practicado desde tiempos muy antiguos por artesanos egipcios, griegos y romanos. Con la caída del Imperio romano (476 d.C.), dejó de utilizarse durante una época; sin embargo, los artesanos alemanes y flamencos lo recuperaron durante el siglo XVII. Trabajaban con maderas exóticas, como el palisandro, la caoba y el ébano, además de emplear otros materiales más lujosos, como el carey y el marfil.
Esta práctica se extendió rápidamente por Francia e Inglaterra, convirtiéndose en una parte esencial del mobiliario refinado. El empleo tradicional del roble dio paso a la utilización de una mayor variedad de maderas, como el nogal, el tejo, el moral, el codeso, el acebo, el castaño, el haya, el olivo y otras procedentes de árboles frutales. El arte del chapado alcanzó su punto álgido en el siglo XVIII, con las obras del francés André Charles Boulle.
La marquetería se aplicó a todo tipo de muebles, particularmente mesas, vitrinas y cajas de reloj. Los diseños más populares consistían en arabescos, flores y algas (madera de nogal con incrustaciones de boj y acebo), aunque también eran muy apreciados los dibujos geométricos de rombos. El contorno de los tableros se adornaba en ocasiones con tiras de chapado colocadas a modo de marco.
3
TÉCNICA
En el antiguo Egipto, las tiras de chapado se cortaban con azuelas. En los siglos XVII y XVIII se utilizaban serruchos, con los que se conseguían bandas de diferentes grosores. La sierras mecánicas aparecieron en el siglo XIX. Cualquiera que sea la herramienta que se emplee, el diseño resultante depende de la dirección en la que se corte la madera. Los troncos que se cortan longitudinalmente producen laminillas con vetas; si se cortan en sentido horizontal se obtienen láminas circulares que muestran los anillos concéntricos de crecimiento del árbol. Si la chapa se corta haciendo girar el tronco en un torno, se produce una lámina continua con una superficie jaspeada. También se pueden obtener otros diseños dependiendo de las características del árbol. Por ejemplo, el chapado en forma de ostra se hace con láminas longitudinales de ramas de nogal, que presenta un diseño repetitivo en espiral semejante a dicho molusco. Si se desea un efecto especialmente llamativo, se pueden combinar varios tipos de madera. La aparición de sierras mecánicas en el siglo XIX, permitió la obtención de chapas mucho más delgadas y preparó el terreno para el mobiliario fabricado en serie.
La técnica del chapado se utiliza en la fabricación de tableros contrachapados (véase Madera; Carpintería y ebanistería). En el siglo XX, el trabajo tradicional en madera aún sigue vigente; sin embargo, en algunas ocasiones se ha comenzado a emplear nuevos materiales de tipo plástico, como la formica y la melamina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores