Patrocinador1

Guerra de la Independencia argelina





El invento de las guerras
Guerra de la Independencia argelina
Ahmed Ben Bella
Uno de los nueve fundadores del Frente de Liberación Nacional (FLN) de Argelia fue Ahmed Ben Bella. En 1962, ocho años después, se convirtió en jefe del gobierno de la nueva nación independiente y en 1963 en presidente de la República. Resultó derrocado en 1965 por un golpe de Estado encabezado por su ministro de Defensa, Huari Bumedián, y permaneció en prisión hasta 1979.

Guerra de la Independencia argelina, conflicto bélico que enfrentó a los nacionalistas argelinos contra las autoridades coloniales francesas desde 1954 hasta 1962 y que concluyó con el acceso de Argelia a la independencia. Fue la más larga y dolorosa guerra colonial a la que se ha enfrentado Francia, llegando a amenazar la estabilidad de las propias instituciones republicanas francesas. Los argelinos insurgentes organizaron una guerrilla urbana y rural que, coordinada por el Frente de Liberación Nacional (FLN), logró derrotar a las tropas francesas.
2
ORÍGENES DEL CONFLICTO

2.1
Particularidades de la Argelia francesa
La Argelia francesa poseía un estatuto particular: era la única de las colonias establecidas en el siglo XIX que elegía diputados en sus tres departamentos y era gestionada por las mismas instituciones de la metrópoli. Sin embargo, sólo el millón y medio de pieds-noirs (en español, ‘piés negros’; nombre por el que eran conocidos los ciudadanos de origen francés que vivían en Argelia), que llevaban establecidos durante generaciones en el territorio, podían hacer uso de los derechos constitucionales. Eran asimismo los principales terratenientes y ocupaban los más destacados cargos públicos.
De ese modo, la presencia francesa en Argelia no se reducía a unos pocos colonos que vivían concentrados en las principales ciudades o en las grandes explotaciones agrícolas. Muy al contrario, los pieds-noirs se sentían profundamente unidos a Argelia y no eran capaces de entender las causas de la agudización de las reivindicaciones nacionalistas de los grupos árabes y bereberes que, en razón de una fuerte explosión demográfica, se encontraban en una situación de pauperización creciente.
2.2
Afirmación de las reivindicaciones nacionalistas
En la década de 1930 aparecieron tres grandes tendencias entre los árabes y bereberes de Argelia: la primera defendía la idea de una patria argelina musulmana; la segunda se decantaba por la tesis de la independencia y la revolución social; mientras la tercera, la de la elite musulmana, apoyaba una asimilación total de los argelinos y su derecho a obtener la ciudadanía francesa. Esa última tendencia desapareció después de la derrota francesa de 1940 ante las tropas alemanas, al inicio de la II Guerra Mundial, y más aún a raíz del desembarco aliado en el norte de África, en 1942, y fue rechazada categóricamente por Farhat Abbas, hasta entonces uno de sus más convencidos defensores, que publicó, en febrero de 1943, el Manifiesto del pueblo argelino, calificando la asimilación de “maquinaria peligrosa al servicio de la colonización”.
El gobierno provisional del general Charles de Gaulle, formado en torno a la llamada Francia Libre, con sede en Argel, otorgó la ciudadanía francesa a decenas de miles de musulmanes el 12 de diciembre de 1943 y prometió reformas. Sin embargo, nada podía impedir ya que por el país norteafricano se extendiera la idea de que había que sustraer Argelia a la soberanía francesa. La participación ejemplar de tropas argelinas en la liberación de Francia de la ocupación alemana llevó al general De Gaulle a anunciar en 1944 la posibilidad de acordar una autonomía nueva para Argelia, suscitando una esperanza, pronto frustrada, en los medios independentistas.
2.3
Revueltas de Sétif y radicalización independentista
Las celebraciones de la victoria aliada tras la derrota de las potencias del Eje en mayo de 1945 se convirtieron en una revuelta popular en Sétif y en Guelma. Más de un centenar de colonos europeos fueron asesinados. Francia respondió entonces con una represión sangrienta, que provocó la muerte de varios miles de musulmanes y radicalizó la postura de numerosos nacionalistas argelinos, llevándoles a pedir la independencia.
Por su parte, el gobierno francés ordenó la disolución de los partidos de tendencia nacionalista, aunque en 1946 concedió una amnistía. Varios movimientos nacionalistas reaparecieron a partir de entonces, y Farhat Abbas fundó la Unión Democrática del Manifiesto Argelino (UDMA), en tanto que Ahmed Messali Hadj se puso al frente del Movimiento por el Triunfo de las Libertades Democráticas (MTLD), que amparaba a la llamada Organización Secreta (OS), tendencia radical del independentismo, representada por Ahmed Ben Bella.
En septiembre de 1947, el gobierno francés otorgó un nuevo estatuto para Argelia, la cual, aunque dotada de una Asamblea, seguía dependiendo totalmente de la metrópoli. La Asamblea estaba compuesta por dos cuerpos electorales, en cuyo seno franceses y argelinos poseían el mismo número de representantes. Los radicales del MTLD, resueltos a llegar hasta el conflicto armado, adquirieron una notable importancia en los años siguientes y terminaron por crear el Comité Revolucionario de Unidad y de Acción (CRUA), en la primavera de 1954. Durante una reunión secreta celebrada en Argel, en octubre de 1954, los miembros de ese comité se pronunciaron en favor del desencadenamiento inmediato de la insurrección armada.
3
PRIMERAS FASES DE LA GUERRA

3.1
Del terrorismo a la guerra
Los diversos movimientos nacionalistas argelinos se agruparon en su mayoría bajo el estandarte del Frente de Liberación Nacional (FLN), fundado en noviembre de 1954 en la ciudad egipcia de El Cairo por Ahmed Ben Bella para coordinar la acción armada sobre territorio argelino. Con ese fin, bajo el mando del FLN, el país quedó dividido en seis zonas o vilayatos, cada una dirigida por un coronel. Las acciones de la guerrilla, dirigidas por Messali Hadj, dieron comienzo el 1 de noviembre de 1954 en la zona montañosa de Aurès y se extendió tanto a las ciudades como al campo. Sus objetivos inmediatos fueron las redes de comunicación, los edificios públicos, el Ejército francés y los funcionarios argelinos que trabajan para la metrópoli.
El gobierno francés, presidido por Pierre Mendès-France, cuyo ministro del Interior era François Mitterrand, apostó inicialmente por una política de firmeza y aumentó las fuerzas de seguridad en toda Argelia, llamando a sus tropas a una misión de “pacificación” y de “mantenimiento del orden”. No obstante, las represalias contra las ciudades argelinas, perpetradas tanto por los regimientos de paracaidistas franceses como por los propios colonos, fueron por lo general indiscriminadas. El FLN respondió creando un clima de terror para forzar la unión de los argelinos. Jacques Soustelle, nuevo gobernador general desde enero de 1955, fue enviado para negociar reformas con los moderados argelinos.
El 20 de agosto de 1955, insurgentes del vilayato II, en la región de Constantina, dieron muerte a 123 colonos (incluyendo mujeres y niños) en un suburbio de la ciudad de Philippeville (actual Skikda). En respuesta a esas masacres, los franceses asesinaron a cerca de 12.000 argelinos en la región del vilayato II. Los reformistas argelinos y el propio Jacques Soustelle, aliado con la causa de los partidarios de la Argelia francesa, renunciaron entonces a las negociaciones. En abril de 1955 se proclamó el estado de emergencia.
A finales de 1955, los efectivos de las fuerzas francesas estacionadas en Argelia aumentaron, ya que fueron reforzados después de la retirada francesa de Indochina (tras la firma de los Acuerdos de Ginebra, en julio de 1954), así como por la llamada de reservistas, hasta alcanzar los 400.000 hombres. La situación adquirió desde entonces el carácter de una verdadera guerra: por primera vez desde 1944 los soldados conscriptos fueron llamados a participar en un combate.
3.2
El Congreso de Soummam y la batalla de Argel
El FLN buscó pronto apoyos internacionales y utilizó los territorios de Marruecos y Tunicia, que acababan de lograr su propia independencia en 1956, como bases para sus ataques contra las posiciones francesas. No obstante, su rápido despliegue hizo que la coordinación de las ofensivas resultara difícil. El 20 de agosto de 1956 un congreso secreto de 20 dirigentes del FLN se reunió en el valle del Soummam (en la región montañosa de Kabilia). En él se decidió reorganizar las tropas independentistas y crear un Ejército de Liberación Nacional (ELN), dotado de un Estado Mayor único, que fue confiado a Belkacem Krim.
En septiembre de 1956 el ELN intensificó la actividad guerrillera en las zonas urbanas y en la propia ciudad de Argel: hizo explotar bombas en los cafés y en otros lugares públicos, aumentando en gran medida el número de víctimas francesas civiles. Ante la multiplicación de los atentados, el general Jacques Massu solicitó que se le confiaran la totalidad de los poderes policiales en Argel: comenzó así la que dio en llamarse batalla de Argel.
Las autoridades francesas detuvieron y torturaron a un gran número de sospechosos, algunos de los cuales murieron durante los interrogatorios, lo que llevó a que Francia fuera acusada de esos hechos ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El 22 de octubre de 1956 las autoridades francesas desviaron hacia Argel un avión marroquí interceptado al norte del país y los cinco dirigentes nacionalistas que se encontraban a bordo, entre ellos Ben Bella, fueron detenidos y encarcelados hasta el final del conflicto. El gobierno francés estaba persuadido de que los nacionalistas argelinos eran apoyados por el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser, quien, el 26 de julio de 1956, acababa de nacionalizar el canal de Suez. Las tropas francesas, ayudadas por británicos e israelíes, llevaron a cabo una expedición al territorio del canal que agudizó la llamada crisis del canal de Suez.
En Argelia las tropas de paracaidistas del general Massu lograron poner fin a la batalla de Argel en el verano de 1957. Los principales dirigentes del FLN se refugiaron en Tunicia, al tiempo que los franceses establecían la llamada Línea Morice, con la que cerraban la frontera argelino-tunecina en septiembre de 1957 por medio de barreras electrificadas protegidas por la artillería que aislaron a las fuerzas del ELN en el interior del país vecino.
4
DE LA GUERRA “SIN NOMBRE” A LOS ACUERDOS DE EVIAN

4.1
1958: el año del cambio
El 6 de febrero de 1956, el primer ministro francés, Guy Mollet, se trasladó a Argel, donde recibió una acogida hostil por parte de los defensores de una Argelia francesa. El socialista Robert Lacoste fue nombrado ministro residente en Argelia, y Francia continuó con su política de represión, a pesar de la desaprobación de la comunidad internacional. La resistencia del ELN continuó en todo el país, agotando la paciencia de la opinión pública metropolitana, que veía cómo millares de reclutas eran enviados a combatir. El campo de los partidarios de la independencia se reforzaba poco a poco.
Los partidarios de la Argelia francesa, por su parte, radicalizaron sus posturas: el 13 de mayo de 1958 los colonos franceses y ciertos jefes militares, temiendo que las autoridades metropolitanas abrieran negociaciones con el FLN, organizaron un golpe de Estado contra el gobierno francés y crearon en suelo argelino un Comité de Salud Pública, dirigido por el general Massu.
Entre tanto, en Francia todos los acontecimientos relacionados con Argelia tuvieron graves consecuencias, tanto en el plano económico, como sobre todo en el plano moral, con una opinión pública muy dividida: algunos denunciaban los métodos empleados (tortura y ejecuciones sumarias); otros, por contra, se aproximaban a corrientes de extrema derecha y consideraban que Argelia debía seguir siendo francesa. Esa situación tensa desembocó en la llamada crisis del 13 de mayo de 1958, que supuso la caída de la IV República y que el general De Gaulle fuera llamado por el presidente René Coty para formar un nuevo gobierno que fuera capaz de resolver la crisis y evitar la guerra civil. De Gaulle fue investido primer ministro por la Asamblea Nacional el 1 de junio de ese año.
En 1959, el propio De Gaulle llegó al convencimiento de que una solución militar era inviable, e incluso habló de los “derechos de los argelinos a la autodeterminación”. Al año siguiente inició las primeras negociaciones con el gobierno provisional de la República de Argelia, creado años antes por el FLN.
4.2
1960-1962: de la crisis política a los Acuerdos de Evian
De otro lado, entre los dirigentes del FLN habían empezado a aparecer divisiones: algunos, como Farhat Abbas, estaban dispuestos a aceptar las negociaciones propuestas por De Gaulle, quien el 23 de octubre de 1958 se refirió a los posibles pactos como la “paz de los valientes” y otorgó un nuevo estatuto de autonomía limitada para Argelia. En París se desarrollaban unas negociaciones infructuosas, seguidas de manifestaciones y de barricadas instaladas en Argel entre el 24 de enero y el 2 de febrero de 1960, que obligaron a De Gaulle a afirmar claramente, en noviembre de ese último año, su intención de emancipar Argelia.
Pero ciertos militares franceses no toleraron esa política de apertura. El 21 de abril de 1961, los generales Edmond Jouhaud, Raoul Salan, André Zeller y Maurice Challe trataron sin éxito de dar un segundo golpe de Estado, el denominado golpe de los generales. El general Salan, determinado a que Argelia permaneciera bajo dominación francesa, entró en la clandestinidad y fundó la Organización Ejército Secreto (OAS) para continuar la lucha, multiplicando los atentados indiscriminados sobre territorio argelino y francés. El terrorismo de la OAS, aplicado tanto en Argelia como en la metrópoli, animó a los defensores de la independencia argelina a acentuar su presión.
El 8 de enero de 1961, un primer referéndum acordó el principio de autodeterminación para Argelia. En contra de la opinión mayoritaria de los franceses de Argelia y pese a las disensiones internas en el FLN, a finales de 1961, en la localidad francesa de Evian se desarrollaban las negociaciones entre los franceses y los argelinos, iniciadas en mayo. En medio de la presión política creciente ligada a los acciones sangrientas del OAS y al drama del metro de Charonne, en el que nueve personas que se manifestaban contra el OAS fueron asesinadas en París (7 de febrero de 1962), los Acuerdos de Evian acabaron por ser firmados por De Gaulle y el gobierno provisional de la República de Argelia, el 18 de marzo de 1962.
Los Acuerdos de Evian establecieron el reconocimiento francés de la soberanía argelina y condujeron a un alto el fuego. Fueron ratificados en la metrópoli por medio de un referéndum celebrado el 8 de abril de 1962. En territorio argelino, el referéndum organizado el 1 de julio de ese año supuso que una mayoría aplastante de argelinos votara a favor de la independencia. Dos días más tarde, Francia reconoció oficialmente la independencia de su antigua colonia, cuyo gobierno pasó a estar encabezado por Ahmed Ben Bella, quien sería elevado a la presidencia de la República el 15 de septiembre de 1963.
Según las estimaciones, la guerra de Argelia (como pasó a ser denominado el conflicto por la historiografía y la opinión pública francesa) causó cerca de un millón de muertos. Más de 1,5 millones de franceses que habitaban en Argelia, temiendo sufrir represalias por parte del nuevo Estado argelino, emprendieron el éxodo a la metrópoli en unas condiciones difíciles. Por otro lado, los argelinos que durante la guerra habían sido favorables a la permanencia de Argelia bajo soberanía francesa fueron víctimas de la represión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores