Patrocinador1

Guerra Francesa e India





El invento de las Guerras
Guerra Francesa e India

La Guerra Francesa e India
La Guerra Francesa e India (1754-1763) fue la fase final de una serie de enfrentamientos (1689-1763) entre Gran Bretaña y Francia. Durante este conflicto, ambas potencias europeas combatieron con sus respectivos aliados indígenas para imponer su dominio en Norteamérica. La contienda concluyó con la completa victoria de los británicos, y los territorios franceses de Norteamérica fueron repartidos entre los vencedores y España. La desaparición de la amenaza que suponían los franceses para la seguridad de las colonias contribuyó al estallido de la guerra de Independencia estadounidense.

Guerra Francesa e India, última de las cuatro guerras libradas desde 1689 hasta 1763 entre británicos y franceses, con sus respectivos aliados tanto indios como colonos, por el control y dominio del territorio norteamericano, que tuvo lugar entre 1754 y 1763. La victoria final de Gran Bretaña supuso para Francia la pérdida de la práctica totalidad de sus posesiones en Norteamérica, tras una serie de conflictos como la guerra del Rey Guillermo (1689-1697), la guerra de la Reina Ana (1702-1713) y la guerra del Rey Jorge (1744-1748). Aunque la Guerra Francesa e India comenzó en el continente americano, desde 1756 hasta 1763 se extendió a Europa, donde se la conoce con el nombre de guerra de los Siete Años, y a la India como la última de las tres guerras de Carnatic.
El enfrentamiento surgió al romperse el equilibrio entre los diversos intereses presentes en la zona. Los iroqueses habían ocupado un territorio situado entre las colonias británicas y francesas y habían conseguido excluirlas del estratégico valle del río Ohio, manteniendo su propia libertad de acción. Sin embargo, en los últimos años de la guerra del Rey Jorge, los comerciantes ingleses habían penetrado en los territorios de Ohio y entablado relaciones con los pueblos indios norteamericanos, que anteriormente sólo habían comerciado con los franceses. También a finales de la década de 1740, la Compañía de Ohio, dedicada a la especulación del terreno y radicada en Virginia, trató de fundar una colonia en los horcajos del Ohio (confluencia de los ríos Monongahela y Allegheny). Estas incursiones convencieron al gobernador general de Canadá de la importancia que tenía controlar militarmente el valle del Ohio para proteger sus propios intereses estratégicos. Así pues, en 1753, los franceses empezaron a construir una serie de fuertes desde el lago Erie hasta los horcajos del Ohio, donde en 1754 levantaron Fort Duquesne (origen de la actual ciudad de Pittsburgh, en Pennsylvania).
Ante esta situación, el gobernador de Virginia, Robert Dinwiddie, mandó en 1754 una fuerza armada a las órdenes de George Washington para expulsar a los franceses del territorio inglés; las tropas de Washington fueron derrotadas en la batalla de Fort Necessity (3-4 de julio de 1754) y tuvieron que retroceder hasta Virginia, lo que marcó el comienzo de la Guerra Francesa e India.

2
EL RUMBO DE LA GUERRA
La toma de Quebec
Gran Bretaña arrebató Quebec a los franceses en 1759. El general británico James Wolfe y sus tropas derrotaron a las fuerzas francesas dirigidas por el marqués de Montcalm. Wolfe murió durante la batalla y Montcalm falleció al día siguiente a causa de las heridas recibidas en el enfrentamiento.

En 1755 fue enviado a Norteamérica el general británico Edward Braddock con la misión de tomar Fort Duquesne. Los británicos, tras haber sido vencidos en julio, obtuvieron una pequeña victoria en Nueva Escocia (costa atlántica de Canadá) y repelieron un ataque de franceses e indígenas en Nueva York (batalla de Lake George, 1755), pero éstas fueron sus últimas victorias hasta 1758. Entretanto, el gobierno británico trató de obligar a los colonos a sufragar las campañas contra Canadá, lo que provocó las protesta de éstos. El periodo comprendido entre 1755 y 1757 estuvo marcado por las derrotas de las tropas británicas y la fricción entre éstas y los colonos, mientras que los franceses y sus aliados indios vencían en el campo de batalla.
La situación varió cuando William Pitt se convirtió en primer ministro británico en 1757. Pitt, que centró toda su política en la guerra, inició una serie de campañas bien coordinadas y supo elegir comandantes capaces de dirigirlas. Y empezó a tratar a los colonos como aliados más que como subordinados. El resultado fue una serie de importantes victorias para las fuerzas británicas, que en 1758 tomaron la fortaleza de Louisbourg, enclave fundamental en el río San Lorenzo, destruyeron Fort Frontenac en el lago Ontario, cortando las líneas de suministro a los fuertes de Ohio y tomaron Fort Duquesne. Una fuerza británica comandada por el general James Wolfe derrotó en 1759 al principal ejército francés dirigido por el marqués de Montcalm en Quebec, y al año siguiente el general Jeffrey Amherst completó la conquista obligando a rendirse en Montreal a los últimos defensores franceses de Canadá.

3
CONSECUENCIAS DE LA GUERRA
El Tratado de París de 1763 puso fin al control francés en Canadá, que pasó a manos de Gran Bretaña. Francia cedió también a los británicos todos sus territorios al este del Mississippi. En compensación por los territorios del oeste del Mississippi que Francia había otorgado a España en el tercer Pacto de Familia, firmado en 1761, España cedió Florida y la bahía de Pensacola a los británicos. La guerra decidió que fueran las ideas e instituciones británicas, y no las francesas, las que predominaran en América del Norte.
Sin embargo, al ganar la guerra el gobierno británico había duplicado prácticamente su deuda nacional y adquirido más territorio del que podía controlar. Los intentos de los políticos británicos para reformar la administración del Imperio y aumentar los ingresos con un sistema impositivo que gravara a las colonias despertaron el antagonismo de los colonos y finalmente precipitaron en 1775 el inicio de la guerra de la Independencia estadounidense. En represalia por su humillante derrota, Francia inició una política de apoyo a las colonias británicas de América. La carga que esto supuso para los recursos franceses fue en parte responsable de la crisis social y económica que culminó en 1789 con la Revolución Francesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores