Patrocinador1

Evolución del modelo atómico.





Evolución del modelo atómico.

A medida que los científicos fueron conociendo la estructura del átomo a través de experimentos modificaron su modelo atómico para ajustarse  a los datos experimentales. El  genial físico británico  Joseph J. Thomson observó que los átomos  contienen cargas negativas y positivas, mientras que su compatriota   Ernest Rutherford  descubrió  que la carga positiva del átomo está concentrada en el núcleo. El físico danes Niels Bohr propuso la hipótesis de que los electrones solo describen órbitas  en torno  del núcleo a determinada distancia  y su colega austriaco  Erwin Schrödinger, descubrió, que de, hecho los electrones se comportan más como ondas que como partículas.

Átomo de Thomson 1898
El  genio y físico británico Joseph J. Thomson  dio a conocer en 1898 uno de los más exitosos modelos atómicos. Describió el átomo como una esfera con carga positiva en la que estaban "incrustadas" unas pocas partículas con carga negativa llamadas electrones.

Átomo de Rutherford 1911
Los experimentos realizados por el físico británico Ernest Rutherford le llevaron a deducir que la carga positiva de un átomo y la mayoría de su masa están concentradas en una pequeña región central llamada núcleo. En el modelo de Rutherford, los electrones, cargados negativamente, giraban alrededor del núcleo como los planetas en torno al Sol.

Átomo de Bohr 1913
El físico danés Niels Bohr descubrió que los electrones de un átomo sólo pueden tener determinados valores de energía. Propuso que la energía de un electrón estaba relacionada con la distancia de su órbita al núcleo. Por tanto, los electrones sólo giraban en torno al núcleo a determinadas distancias, en "órbitas cuantizadas", que correspondían a las energías permitidas.


Átomo de Schrödinger 1926
En 1926, el físico austriaco Erwin Schrödinger introdujo un cambio revolucionario en el modelo atómico. Según el modelo propuesto, los electrones no giran en torno al núcleo, sino que se comportan más bien como ondas que se desplazan alrededor del núcleo a determinadas distancias y con determinadas energías. Este modelo resultó ser el más exacto: los físicos ya no intentan determinar la trayectoria y posición de un electrón en el átomo, sino que emplean ecuaciones que describen la onda electrónica para hallar la región del espacio en la que resulta más probable que se encuentre el electrón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores