Patrocinador1

Mapa de flujos, también llamado dinámico, tipo de mapa temático





Mapa de flujos, también llamado dinámico, tipo de mapa temático que representa aspectos que implican movimiento. Se utiliza para reflejar movimientos lineales, como rutas migratorias, corrientes marinas, exportaciones o intensidad del tránsito en carreteras y autopistas. Los mapas de flujos comenzaron a utilizarse a finales del siglo XVIII, y hoy es habitual verlos en atlas y otros documentos cartográficos.
Los mapas de flujos pueden ser cuantitativos o cualitativos. Las direcciones de movimiento se expresan mediante líneas o flechas de ancho variable, proporcionales a su importancia y esquematizadas de acuerdo con el trazado. Mediante estas líneas se representa qué tipo de movimiento es el que se da y qué cantidad de movimiento se está dando en el caso de los mapas cuantitativos. A menudo se emplean flechas con sus puntas que unen el origen y destino y señalan la dirección y el sentido del flujo.
Antes de realizar un mapa de flujos, y en función de su tamaño, se debe establecer cuál será la anchura máxima aceptable de las líneas o flechas, y la mínima que el ojo puede distinguir con claridad. En los mapas cuantitativos, la información está jerarquizada y el grosor de la flecha es proporcional al valor del asunto que se representa; cuanto más gruesa sea la flecha, mayor es, por ejemplo, el volumen del comercio, de emigrantes, el tráfico...; los anchos de las líneas suelen estar escalados proporcionalmente al valor que representan; así, una línea que representa 50 unidades, debe ser cinco veces más ancha que la que simboliza 10. En los mapas cualitativos el sentido de la flecha nos indicará la dirección del flujo, las líneas serán todas de un mismo grosor y no escaladas (todas representan una misma cantidad).
El mapa y su leyenda deben ser claros. Las líneas de flujo deben sobresalir entre los demás elementos del mapa, de manera que se facilite su lectura, y hay que evitar que las líneas de menor grosor queden ocultas (las más pequeñas irán encima de las más grandes, y nunca al revés). Puede resultar muy útil etiquetar las flechas para favorecer la lectura del mapa. El sentido del flujo, dado con la punta de la flecha, podrá mostrarse o no, según el tipo de información que se desee ofrecer.
La organización de los datos en la leyenda puede ser de tipo nominal, ordinal o de intervalo, y estar también en su forma absoluta o relativa. Las leyendas pueden ser una línea reglada o tener forma de escalones, y expresarse tanto con valores específicos como con valores de intervalo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores