Patrocinador1

El bote, botones,el Mapa y el reloj




Los grandes inventos: El bote

Un bote es una embarcación de pequeño tamaño, con poca capacidad tanto de carga como de personas. En algunas zonas son llamadas lanchas, si son propulsados por un motor.
Materiales

Los primeros botes, eran y aún se siguen construyendo a base de madera, ya que esta, posea buenas características de impermeabilidad, además de ser resistente a los cambios de humedad a los que se verá sometida durante la vida útil de la embarcación, aunque hace tiempo que también es posible encontrar botes fabricados de fibra de vidrio.
Para su movimiento se utilizan remos o se les incorpora un motor fuera borda a popa, por lo general de pequeñas dimensiones.

Se usan para realizar travesías de corta distancia, principalmente para la pesca tradicional, el turismo, recreo y como medio de seguridad llevándolos en embarcaciones más grandes para evacuarlos casos de emergencia.

El descubrimiento de que la madera y los junquillos entretejidos flotaban, sin lugar a dudas debe haberse dado en época temprana en la historia de la humanidad, la inventiva del hombre y su creatividad no debieron tardar en aprovechar su uso para navegar por y trasladar carga por ríos y lagunas.

Dado que la madera es un material que el tiempo pulveriza, no se han encontrado vestigios de botes o embarcaciones muy antiguas. En el Norte de Inglaterra se encontró en una ensenada una canaleta o paleta que data del 7,500 A. C., y que seguramente s eutilizó para mover un bote o canoa de tronco de árbol ahuecado, quizá similar a uno encontrado en Holanda, que según datos del carbono 14 fue hecho en el año 6,000 A. C.

Los antiguos habitantes de la Mesopotamia y posteriormente los Egipcios, fabricaron sus botes con junquillos entretejidos cubiertos con resina, para navegar por canales o ríos, esta clase de botes propulsados por velas se usaban ya, alrededor del 3,00 A.C. las embarcaciones fueron evolucionando, el canalete o paleta fue sustituido por los remos y el timón en la popa, se adicionó una quilla al casco para disminuir la posibilidad de vuelcos, pronto se construyeron embarcaciones más grandes, capaces de aventurarse en el mar, establecer tráfico comercial, librar batallas y descubrir nuevos mundos.

El invento de los Botones
Entre los componentes de la vestimenta, el botón es un artículo que parece haber existido en la India, en el 2,800 A. C. allí se encontró un amuleto tallado de una concha que tenía dos perforaciones, indicando que seguramente fue usado como botón, también en esa época se han encontrado botones en el norte de Inglaterra y Escocia.

Desde fines de la edad media el botón se fue popularizando, pero al parecer se usaba más como adorno, no como sujeción. En la Inglaterra del Siglo XIII los botones hechos de plata o metal dorado se usaban como adornos de vestimentas, tanto de hombres como mujeres.
En el siglo XIV aumentó el uso de los botones para sujetar los tejidos, con preferencia las mangas de los vestidos de las mujeres, esos botones se hacía de cobre, cristal de vidrio o de metal forrado.

A medida que se iba abaratando la producción se generalizaba el uso de los botones, la ciudad de Birmingham llegó a ser en el siglo XVIII el centro manufacturero de botones más importante de Inglaterra. En épocas posteriores el botón de metal dorado se usó profusamente para adornar los uniformes militares.

El término botón tiene varias acepciones, entre ellas:
* Un botón es una pieza pequeña de metal, hueso, nácar, plástico u otra materia de cierta dureza que se cose en la vestimenta para que, entrando en el ojal, la abroche y asegure. También se pone por adorno en la ropa.

* Un botón (de mando) es una tecla dispositivo utilizada para activar alguna función.
* Un botón es una metáfora común utilizada en interfaces gráficas con objetivo símil al de un botón corriente. Esta última acepción pertenece al uso, ya que todavía no está incorporada al diccionario de la Real Academia Española.

* Un botón es una flor en el proceso en el que sus pétalos aún no se muestran.
* Botón: así se llama, despectivamente, en Argentina a los policías (debido a que su uniforme tiene muchos botones).


El invento de los Mapas


Un mapa o plano cartográfico es una representación gráfica y métrica de una porción de territorio generalmente sobre una superficie bidimensional pero que puede ser también esférica como ocurre en los globos terráqueos. El que el mapa tenga propiedades métricas significa que ha de ser posible tomar medidas de distancias, ángulos o superficies sobre él y obtener un resultado aproximadamente exacto.

Iniciados con el propósito de conocer su mundo, y apoyados primeramente sobre teorías filosóficas, los mapas constituyen hoy una fuente importantísima de información, y una gran parte de la actividad humana está relacionada de una u otra forma con la cartografía.

La historia de la cartografía abarca desde los primeros trazos en la arena o nieve hasta el uso de técnicas geodésicas, fotogramétricas y de fotointerpretación. Los errores geométricos de un mapa suelen mantenerse por debajo de lo que el ojo humano puede percibir. Es habitual cifrar el límite de la percepción visual humana en 0,2 mm.

La cuestión esencial en la elaboración de un mapa es que la expresión gráfica debe ser clara, sin sacrificar por ello la precisión. El mapa es un documento que tiene que ser entendido según los propósitos que intervinieron en su preparación. Todo mapa tiene un orden jerárquico de valores y los primarios deben destacarse por encima de los secundarios.

El mapa mundial más antiguo que se conoce, está grabado en una tablilla de barro, mostrando a Babilonia como centro del mundo. Esta tablilla data aproximadamente 500 años A.C. y se encuentra en el museo británico.

No hay constancia de que hayan producido mapas mundiales con anterioridad a los tiempos helénicos. Los griegos habían hecho algunos mapas en el 600 A.C., pero no fue hasta el 300 A. C. que se hicieron mapas con un enfoque más científico, en Alejandría, bajo la influencia del astrónomo más importante de la época: Ptolomeo. Su “Geografía“ del 152 A. C., se ha considerado una guía para los que posteriormente se dedicaron a la cartografía. Todos aquellos mapas, incluyendo los romanos eran muy rudimentarios y más bien diagramáticos.

Más tarde en el siglo XV con la ayuda de cartógrafos hicieron mapas precisos de la Costa de África. Después Mercator en el siglo XVI, inventó una proyección plana de la superficie esferoidal de la Tierra, que alcanzó gran popularidad, aún cuando los continentes se distorsionaban bastante cuanto más cerca estaban de los Polos. La cartografía mundial progresos enormemente en el siglo XIX, cuando los ingleses con fines militares, empezaron a hacer metódicamente mediciones científicas de costa y mares.

Cuando contemplamos las imágenes satelitales en pantallas de televisor o computadoras, nos asombra el grado de exactitud que habían alcanzado los cartógrafos medievales describiendo el perfil de islas y continentes.


El invento del Reloj

Se denomina reloj a un instrumento que permite medir el tiempo. Existen diversos tipos, que se adecuan según el propósito:
* Conocer la hora actual (reloj de pulso, reloj de bolsillo, reloj de salón o pared)
* Medir la duración de un suceso (cronómetro, reloj de arena)
* Señalar las horas por sonidos parecidos a campanadas o pitidos (reloj de péndulo, reloj de pulso con bip a cada hora)
* Activar una alarma en cierta hora específica (reloj despertador)

Los relojes se utilizan desde la antigüedad. A medida que ha ido evolucionando la ciencia y la tecnología de su fabricación, han ido apareciendo nuevos modelos con mayor precisión, mejor prestancia y menor coste de fabricación. Es quizá uno de los instrumentos más populares que existen actualmente y casi todas las personas disponen de uno o varios relojes personales de pulsera. Mucha gente, además de la utilidad que los caracteriza, los ostentan como símbolo de distinción, por lo que hay marcas de relojes muy finas y lujosas.

Asimismo, en los hogares hay varios y diferentes tipos de relojes; muchos electrodomésticos incorporan relojes digitales y en cada computadora hay un reloj. El reloj es un instrumento omnipresente en la vida actual, debido a la importancia que se da al tiempo en las sociedades modernas. Sin embargo, las personas que viven en las comunidades rurales, lejos del ruido de la vida moderna, pueden darse el lujo de omitir el uso de este instrumento debido a que no tienen prisa en su modo de vida. Aun las personas que viven en las grandes ciudades industriales, podrían omitir el uso del reloj cuando ya tienen un esquema de actividades en pleno dominio o bien cuando su vida ya no requiere los tiempos precisos de estar en determinados lugares.

La mayor precisión conseguida hasta ahora es la del último reloj atómico desarrollado por la Oficina Nacional de Normalización (NIST) de los EE.UU., el NIST-F1, puesto en marcha en 1999, es tan exacto que tiene un margen de error de solo un segundo cada 30 millones de años.
Los antiguos conocieron varias especies de relojes. Vitrubio habla del reloj de agua o clepsidra, del de aire, del de sol y de otras especies que no son desconocidas.

Los egipcios medían con la clepsidra los movimientos del sol y de igual medio se valía el ilustre astrónomo Tycho Brahe para sus observaciones. Las clepsidras y los relojes de sol fueron inventados en Egipto en tiempos de los Ptolomeos; las clepsidras fueron después perfeccionadas por Escipión Nasica o según otros por Ctesibo y los oradores romanos medían con ellas la duración de sus discursos.

Se cree que los grandes relojes de pesas y ruedas fueron inventados en Occidente por el monje benedictino Gerberto (Papa, con el nombre de Silvestre II, hacia finales del siglo X) aunque ya con alguna anterioridad se conocían en el Imperio bizantino. Según otras fuentes, el primer reloj de que habla la historia construido sobre principios de mecánica es el de Richard Wasigford, abad de San Albano, en Inglaterra, que vivió hacia el 1326 pues al parecer la invención de Gerberto, después Silvestre II, papa, no era más que un reloj de sol. El segundo es el que Santiago Dondis mandó construir en Padua hacia el 1344 y en el cual según refieren se veía el curso del sol y de los planetas. El tercero fue el que había en el Louvre de París mandado traer de Alemania por el rey Carlos V de Francia.[2] El antepasado directo de estas calculadoras podría ser el complejo mecanismo de Anticitera, datado entre el 150 y el 100 a. C.
En España, el primer reloj de torre fue el de la catedral de Barcelona llamado seny de les hores, de 1393. El de Sevilla data de 1396.

El primero que imaginó construir relojes de bolsillo fue Pedro Bell de Núremberg, en donde les vino por su figura el nombre de huevos de Nuremberg. En 1647, aplicó Christiaan Huygens a los relojes de torre o de pared el péndulo cuyo descubrimiento se debe a Galileo. Huygens dividió la hora en 60 minutos y éstos en 60 segundos. El mismo físico aplicó en 1665 el muelle de espiral a los relojes de bolsillo. En 1647, el ginebrino Gruet, residente en Londres aplicó al reloj la cadenilla de acero que sirve para transmitir el movimiento del tambor al cono sustituyéndola a las cuerdas de vihuela empleadas hasta entonces. Dos años después se inventaron los relojes de repetición.
Desde entonces, el progreso de la relojería ha sido admirable

El invento de del Reloj Digital

Año 1972.
Los relojes pasaron del pecho (relojes de cadena) a la muñeca durante el siglo XIX, debido en parte a la locura entre las mujeres de clase media por el ciclismo. Esta nueva y conveniente ubicación tenía sentido y se popularizó rápidamente. Rolex fabricó el primer reloj a prueba de agua en 1926 y un año después hizo su aparición un reloj ultra preciso controlado por cristales de cuarzo. Los relojes finalmente se hicieron digitales en los 70s cuando la compañía Hamilton desarrolló el Pulsar, que tenía luces en lugar de manecillas. El LCD llegó en 1977.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores