Patrocinador1

Educación de adultos




Alfabetización de adultos
Clase de alfabetización de adultos en un país subdesarrollado de África.

Educación de adultos, todo programa de aprendizaje organizado y desarrollado para atender las necesidades educativas de los adultos. Normalmente, los adultos necesitan compatibilizar el estudio con otras responsabilidades familiares y laborales, a la vez que aportan una gran diversidad de experiencias a sus estudios y estudian voluntariamente. La educación de adultos es un término inclusivo que cubre todo tipo de educación y actividades de formación para adultos —formal e informal—, ya se ofrezca en escuelas, colegios, universidades, organizaciones voluntarias, industria o servicios públicos.
2
LA DIVERSIDAD DE LA EDUCACIÓN DE ADULTOS
La educación de adultos adopta diversas formas según los lugares, dependiendo de los tiempos, como reflejo de las variadas funciones sociales otorgadas al aprendizaje adulto, y los diferentes grupos que tienen acceso a esas oportunidades. En la antigua Grecia, la sociedad ateniense estaba organizada de tal modo que sólo una pequeña clase de ciudadanos accedía al aprendizaje como la vocación central de sus vidas adultas. Sin embargo, el aprendizaje adulto no estaba considerado como algo útil. En Dinamarca, la educación de adultos estaba centrada en el contexto económico de la pobre economía agraria, inspirada en el siglo XIX por el poeta y educador N. F. S. Grundtvig y pensada como apoyo para el desarrollo y promoción de una democracia activa y participativa. El objetivo de la justicia social y el de la participación popular constituyen el aspecto central de la educación de adultos en los países nórdicos. En la mayoría de los países la educación de adultos se ha entendido como los estudios a tiempo parcial que no conducen a ninguna certificación. Sin embargo, en más de la mitad del mundo es sinónimo de la alfabetización de los adultos que no tuvieron escolaridad inicial con programas de lectura y escritura.
En América Latina, en las últimas décadas, la educación de adultos, en sus diversas modalidades ha alcanzado un alto grado de desarrollo, multiplicándose los planes, las instituciones y los programas, tanto oficiales como privados, formales e informales, presenciales y a distancia. Ha primado en casi todos ellos la preocupación por atender a la alfabetización de la población; y se han tenido en cuenta los objetivos de participación, solidaridad, integración comunitaria y elevación de los niveles de vida. Todos los gobiernos han establecido complejos sistemas de administración y funcionamiento de los entes y departamentos creados para ofrecer este tipo de educación fundamental. Entre los países que mayor dedicación e interés están mostrando por la educación de adultos se pueden señalar Argentina, Chile y México.
En México, país que cuenta con una antigua y rica tradición educativa en este campo, el Programa de Modernización Educativa, aprobado en 1989, definió cuatro objetivos generales: consolidar, gracias a la participación social, un proyecto solidario de educación para adultos; integrar un sistema con servicios flexibles y pertinentes, basado en la autodidáctica; promover la creación de infraestructuras de investigación y ofrecer un modelo innovador que asimile las nuevas opciones.
En España, durante los años posteriores a la dictadura franquista y hasta finales del siglo XX, la educación de adultos aglutinó sucesiva y complementariamente diferenciados matices de planteamiento y de acción: programas superadores del analfabetismo, programas de formación y actualización laboral y profesional (formación para el empleo); programas más globales y formativos de educación permanente, y revitalización cultural. Involucrada casi siempre con programas de innovación pedagógica, los foros y desarrollos de educación para adultos han servido para revitalizar y renovar los modelos y proyectos pedagógicos escolares y extraescolares.
Los programas de educación para adultos los realizan las comunidades autónomas y los municipios en el marco de convenios de colaboración con el Ministerio de Educación y Ciencia. Estos cursos se desarrollan en centros de educación de adultos y de animación sociocultural, en aulas de educación de adultos y en equipos comarcales, donde se realizan actividades educativas de alfabetización, de educación primaria, talleres, seminarios, educación física y formación ocupacional.
A los programas de educación de adultos pueden asistir todas las personas mayores de 18 años (16, en algunos casos especiales), que no hayan alcanzado los niveles de instrucción básicos. A partir de 1980, impulsados por los llamados 'ayuntamientos democráticos', alcanzaron gran desarrollo los programas de las recién creadas Universidades Populares, que se multiplicaron por todo el Estado español.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores