Patrocinador1

El invento del Partido Social Conservador




Partido Social Conservador, partido político colombiano, nacido de la confrontación progresiva y cada vez más profunda de los generales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander y de sus respectivos seguidores, por la concepción de manejo del Estado, iniciada hacia 1826: autoritario el primero y defensor de la dictadura en los inicios de la creación de la República; en tanto que el segundo era legalista e insistente defensor de los preceptos constitucionales liberales. A ello se liga el debate entre federalistas y centralistas en la naciente República.
Su primer ideólogo reconocido fue el presidente Mariano Ospina Rodríguez (1857-1861), defensor de un Estado centralista y moderado, opuesto a los arranques radicales típicos de su contradictor, el Partido Liberal. Ospina, que en 1848 fundó el Partido Conservador, era modernizante y defendía la industria y el comercio como portadores de libertad y democracia. En palabras de José Eusebio Caro: “el conservador condena todo acto contra el orden constitucional, la legalidad, la moralidad, la libertad, la igualdad, la tolerancia, la propiedad, la seguridad, y la civilización”. Se sostiene en el cristianismo y se opone al ateísmo. Ofrece un modelo jerárquico de organización y orden. La Constitución de 1858 refrendó este espíritu conservador. La hegemonía de este partido se inició en 1886, dentro del proyecto denominado de ‘regeneración’, a cuya cabeza estuvieron Rafael Núñez (presidente de Colombia varias veces entre 1880 y 1888) y Miguel Antonio Caro (presidente desde 1892 hasta 1898).
La ‘regeneración’ restituyó el centralismo abolido por la Constitución de 1863, restringió libertades y estableció un Concordato con la Iglesia católica. La República conservadora dominó la política colombiana hasta 1930, negociando en cada gobierno con su contradictor político principal. Diversas facciones conservadoras recogieron las tesis de Adolf Hitler, Benito Mussolini y Francisco Franco para proponerlas como marco de actuación en el país.
Uno de sus grandes ideólogos del siglo XX fue Laureano Gómez (presidente en los primeros años de la década de 1950), destacado orador y periodista, defensor aguerrido de los terratenientes y la Iglesia católica, y opositor a la vez de su copartidario Mariano Ospina Pérez (presidente desde 1946 hasta 1950), a quien se considera representante conservador de la tendencia modernizante en lo económico y conciliadora en lo político. Durante el gobierno de estos dos presidentes se vivió la época más dura de la violencia política, por efecto de la muerte del caudillo liberal Jorge Eliecer Gaitán (1948) y la confrontación armada entre liberales y conservadores. El Partido Conservador, liderado por Gómez, pactó el Frente Nacional con Alberto Lleras Camargo, representante del liberalismo. Hubo cogobierno de ambas fuerzas entre 1958 y 1974.
Como ideólogos de la doctrina conservadora con posterioridad al Frente Nacional se han destacado Álvaro Gómez Hurtado (hijo de Laureano y asesinado en 1996), varias veces candidato a la presidencia en representación de la ortodoxia (incluso del nombre originario: Partido Conservador), preservador del espíritu laureanista, aunque se acomodó a los procesos políticos de fin del siglo y aportó su cuota ideológica a la Constitución de 1991, ejemplo de acuerdo multipartidista. El conservatismo ha mantenido a lo largo del siglo XX dos tendencias: la ortodoxa de Laureano es una, la otra (Ospinista) estuvo encabezada, ya avanzada la segunda mitad del siglo, por Misael Pastrana Borrero (presidente desde 1970 hasta 1974), y se ha identificado con la acomodación a los cambios y la modernización del Estado. Fue precisamente Pastrana quien logró el cambio de nombre del partido, para rebautizarlo como Partido Social Conservador, en un intento por acercarlo a las tendencias internacionales de la democracia cristiana, algunos de cuyos presupuestos aparecen en la filosofía política de este partido, que comenzó a padecer del resquebrajamiento de sus tesis, permitiendo el forcejeo de los líderes regionales sin un ideario político claro. No obstante, en junio de 1998, el hijo de Misael Pastrana Borrero, Andrés Pastrana, obtuvo la victoria en las elecciones presidenciales que puso fin a doce años de gobiernos liberales en Colombia. No obstante, en junio de 1998, el hijo de Misael Pastrana Borrero, Andrés Pastrana, obtuvo la victoria en las elecciones presidenciales que puso fin a doce años de gobiernos liberales en Colombia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores