Patrocinador1

Teatro nō




El invento del Teatro nō
Criatura sobrenatural
Oobeshimi, criatura sobrenatural (máscara nō)






Anciano


Teatro nō, antigua forma de teatro clásico japonés, cantado y bailado, muy influido por los principios del budismo Zen. El nō se desarrolló como fusión del dengaku (danzas folclóricas que celebraban la plantación del arroz) y el saragaku (un entretenimiento popular de las aldeas que combinaba mimo, acrobacias y payasos). Fue refinado hasta convertirse en un teatro más serio durante el siglo XIV de la mano de Kanami Kiyotsugu. Pero fue su hijo, Zeami Motokiyo, quién perfeccionó el nō bajo el mecenazgo del sogunado Ashikaga a principios del siglo XV. La mayoría de las obras que hoy se representan fueron escritas por él.
Hay cinco categorías de obras nō: las que tratan de un dios, un guerrero, una mujer, un loco, o un demonio. En el nō, sólo actúan hombres, que realizan también los papeles femeninos cuando es necesario. El shite (actor principal) lleva una máscara, tallada en madera, y está apoyado por un waki (actor secundario). Los diálogos entre ambos son altamente estilizados, unidos por una narración, y a veces el coro canta los pensamientos del shite arrodillado a un lado del escenario. El acompañamiento lo proporcionan tres tambores y una flauta. La obra normalmente termina con una danza solemne durante la cual el fantasma del personaje principal se desahoga de su angustia o lucha interna. Las representaciones incluyen varias obras, entre las que se intercalan kyogen (farsas).
La intención del nō tiene poco que ver con el realismo interpretativo o escénico, tampoco posee demasiado conflicto dramático. En su lugar, la representación se concentra en evocar la cualidad de yugen, la belleza interior que subyace a la superficie. Al estar basado en los principios del Zen, todo destila de su propia esencia; los movimientos de los actores son pocos y medidos, las máscaras tienen una extraordinaria belleza, las propiedades son simbólicas y el mismo escenario de madera tiene la forma de un altar, desprovisto de accesorios, donde sólo aparece un pino pintado sobre el muro de fondo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores