Patrocinador1

Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro




Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro
Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro, manufactura cerámica fundada en 1759 en Madrid bajo el patrocinio del rey Carlos III. Fue la primera fábrica que consiguió realizar auténtica porcelana en España (a pesar de los intentos, la fábrica de Alcora nunca lo consiguió), y fue destruida en 1808 por las tropas napoleónicas.
En realidad, Carlos III había fundado su fábrica de porcelana en Capodimonte el año 1743, cuando aún era rey de Nápoles. La producción italiana, inspirada en la fábrica de Meissen (la primera que había conseguido reproducir la técnica china en Europa), se enmarca en el estilo rococó a la moda, rebosante de motivos de rocalla, flores y chinoiseries. Al frente de la manufactura de Capodimonte se encontraban Livio Octavio Scheppers (que guardaba con celo el secreto químico de la fórmula), José Grossi (maestro tornero) y José Gricci (encargado de los moldes).
Al trasladarse a España, Carlos III se llevó consigo todos los operarios y los enseres de la fábrica napolitana, incluidos los moldes y la pasta de caolín. A continuación mandó construir un edificio a prueba de robos en el real sitio del Buen Retiro, sobre la colina que ocupa la actual plaza del Ángel Caído. La producción madrileña, dirigida alternativamente por la familia Scheppers y la Gricci, no presenta diferencias respecto a la de Capodimonte: temas populares o exóticos, batallas, marinas y, en general, motivos frívolos de influencia francesa, italiana o alemana. Incluso la marca que distingue las porcelanas de Capodimonte y el Buen Retiro es igual: una flor de lis que simboliza históricamente la casa de los Borbones. En 1804, después de un breve periodo de influencia neoclasicista, Bartolomé Sureda asumió la dirección de la fábrica e inició una etapa dedicada a la producción de piezas de uso, pero vio truncada sus expectativas por el estallido de la guerra de la Independencia española. Destruido el edificio, el ejército de Napoleón construyó sobre sus ruinas una de las fortificaciones principales para la defensa de Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores