Patrocinador1

Granja avícola




Granja avícola
El pollo es uno de los productos avícolas líderes en el mundo. Granjas como ésta convierten a la industria agrícola en una millonaria actividad económica para cualquier estado.

Granja avícola, explotación dedicada a la cría comercial de pollos, pavos, ánsares (gansos) y patos para aprovechar su carne, sus huevos y sus plumas. En los últimos años se ha introducido también la cría de avestruces.
2
GALLINAS
En la década de 1940 el pollo, que tenía un precio muy elevado, era un alimento de lujo que sólo se consumía en días señalados o festivos. Hoy en día, por el contrario, es un alimento común gracias, en parte, a la habilidad con que los criadores de todo el mundo han desarrollado sistemas de cría intensiva de gallinas.
Los criadores de Estados Unidos fueron los primeros en lograr que las granjas avícolas fueran económicamente viables. En ellas, los pollos alcanzaban el peso de comercialización en bastante menos tiempo del que necesitaban los pollos de granja. Utilizaron las principales razas de carne, hembras Plymouth Rock y machos Cornish blancos, para obtener los híbridos modernos. Estos híbridos consiguen alcanzar los 2 kg de peso en vivo entre los 42 y los 45 días, convertir 1,8 unidades de pienso o alimento (kg) en 1 unidad de carne; tienen una mejor configuración (forma del ave), mayor resistencia a las enfermedades y una mayor tasa de supervivencia, con una tasa de mortalidad del orden de un 2 por ciento.
Los gallineros más modernos pueden albergar decenas de miles de aves simultáneamente. Las aves se crían sobre el suelo, desde el día en que ven la luz, en un medio ambiente controlado por ordenadores (computadoras) que abren o cierran respiraderos de ventilación y aumentan o reducen la velocidad de unos ventiladores con el fin de lograr las condiciones óptimas para un crecimiento continuado. En los lugares más fríos del mundo se emplean calentadores adicionales durante las dos o tres primeras semanas de crianza.
El alimento es transportado a través de tubos hasta bandejas o llevado mediante un mecanismo de cremalleras a comederos poco profundos. Los sistemas de alimentación se ponen en funcionamiento varias veces durante las horas diurnas, pero siempre hay agua para beber en unas boquillas activadas por las propias aves y que tienen debajo un recipiente para recoger el goteo.
La cría de gallinas se practica hoy en casi todo el mundo. Estados Unidos, donde se pusieron en marcha las primeras granjas avícolas, sigue siendo la primera potencia productora, pero su supremacía está amenazada, especialmente por la Unión Europea (UE), América del Sur (sobre todo Brasil), y Asia, donde la República Popular China está expandiendo su industria a un ritmo notable. Tres de los principales productores de la Unión Europea son: Francia, Reino Unido y España.
3
PAVOS (GUAJOLOTES)
La industria de cría intensiva de pavos comenzó pocos años después del desarrollo de la cría intensiva de gallinas. Los pavos se trasladaron al interior de recintos, con el suelo cubierto de viruta fresca de madera o paja para evitar la acumulación de parásitos productores de enfermedades, y se empezaron a alimentar con pienso para acelerar su crecimiento. Los pavos también han sido trasladados a vastos entornos controlados que permiten a las hembras alcanzar los 4,5 kg de peso en vivo en 12 semanas, y a los machos los 7,3 kg en 16 semanas.
Se construyeron enormes mataderos mecanizados para procesar miles de aves al día con un mínimo de mano de obra. Al principio las aves se vendían enteras y prácticamente la totalidad de ellas era consumida en ocasiones festivas, como la Navidad, el día de acción de gracias, etc., pero al irse desarrollando un mercado de demanda continua, los pavos empezaron a destazarse, trocearse y procesarse en forma de asados, filetes, hamburguesas, pavo ahumado, tocino de pavo y derivados.
Las principales industrias del pavo se encuentran en Estados Unidos, Europa Occidental, particularmente Francia, Italia, y Reino Unido. En Europa, la pauta ha sido que el sector intensivo abastezca a un 80 o a un 90% del mercado con aves enteras y productos derivados de ellas, frescos y congelados, mientras una serie de granjas de menor tamaño (tamaño medio de 5.000 a 10.000 aves) ofrecen ave fresca, de crecimiento más lento, alimentada con un pienso compuesto por un 80% de grano (y un 20% de otros ingredientes, como sustitutos de cereales y soja —soya—), que se orea durante siete días tras la matanza y antes de ser eviscerada. Se dice que este periodo de maduración mejora el sabor y la textura de la carne y el ave se vende a un precio considerablemente superior al del ave de producción intensiva.
4
PATOS Y ÁNSARES (GANSOS)
Granja de gansos
Grupo de gansos en una granja de Burdeos, Francia. Los gansos domésticos se crían para producir paté (foie gras) que se elabora a partir del hígado de estas aves. Para ello, se sobrealimenta a los gansos con grano para lograr la hipertrofia del hígado.

La cría comercial de patos y ánsares no ha llegado a ser tan intensiva como la de las gallinas y los pavos, básicamente porque son aves acuáticas y no tienen tasas de conversión ni características de crecimiento rápido tan favorables.
Los ánsares, como aves que pacen, pueden comer hierba, pero es difícil conseguir que las bandadas reproductoras pongan huevos fuera de su estación natural, en primavera y comienzos del verano. No han resultado tan maleables ni responden tan bien a la iluminación artificial como las gallinas y otras especies, que llegan a creer que existen en un mundo de luz diurna creciente o constante.
Existe un gran mercado para los patos en el Sureste asiático, sobre todo en Singapur. En Malaysia se crían alrededor de 20 millones de patos al año, fundamentalmente del tipo pequinés, y cerca de medio millón del tipo moscovita, que en Europa del este se emplean para el mercado tradicional de foie gras (paté) obtenido por gavage, o alimentación forzada.
El ánsar de Tolosa también se sacrifica para obtener su hígado y fabricar foie gras, particularmente en el suroeste de Francia. Se atiborra a las aves de grano durante las semanas finales de crianza para lograr la inflamación del hígado que tan vital resulta para la producción de este paté de elevado precio. Se trata de una práctica polémica que ha sido prohibida en una serie de países de Europa occidental.
5
AVESTRUZ
La cría del avestruz, consolidada en Sudáfrica y Namibia, se ha extendido a Europa y América del Norte en los últimos años. Dos de las principales razas de avestruces son las Azules y las Negras, cuyas hembras reproductoras ponen hasta 45 huevos en temporada y siguen haciéndolo durante más de 30 años (compárese esto con las gallinas ponedoras de la industria intensiva, que duran sólo una temporada, y las ponedoras comerciales que duran, por término medio, 12 meses).
Los avestruces para carne se crían en corrales cuando menos durante 14 meses, tras los cuales una pieza de entre 90 y 100 kg dará unos 22 kg de carne comestible. La carne de avestruz es muy diferente a la de otras aves: recuerda a la carne de vacuno de la mejor calidad y es baja en colesterol y grasa.
6
HUEVOS (GALLINAS)
La antipatía que siente el público hacia los métodos intensivos de producción de huevos por explotación en batería ha supuesto un estímulo para la producción tradicional u otro sistema en el que las aves viven en el suelo en lugar de en jaulas. En éste último se usan plataformas o perchas que incrementan la superficie útil disponible y permiten al criador tener más aves en el recinto (véase Avicultura).
En estas explotaciones tradicionales, las gallinas tienen acceso al campo abierto y a corrales con una densidad de población, en la Unión Europea, de 1.000 aves por hectárea. En el recinto cubierto se usa buena parte del equipamiento empleado en la cría de gallinas (alimentación automática y boquillas para el agua, entre otros). Se han desarrollado cajas nido de puesta que permiten que el huevo ruede, recién puesto, hasta una banda de transporte para su recogida automática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores