Patrocinador1

Batalla de Aljubarrota




Batalla de Aljubarrota

Monasterio de la Batalla
Uno de los monumentos más importantes de Portugal es el monasterio de la Batalla (mosteiro da Batalha, o monasterio de Batalha, como también es conocido), cuyo verdadero nombre es el de Santa Maria da Vitória (Santa María de la Victoria). Inauguró el estilo gótico manuelino en la arquitectura portuguesa, y comenzó a ser construido alrededor de 1387, en cumplimiento de un voto hecho por el rey luso Juan I durante la batalla de Aljubarrota (1385), uno de los episodios más importantes de la historia de Portugal, en el que se aseguró la independencia del país ibérico respecto de Castilla.

Batalla de Aljubarrota, combate decisivo de la guerra mantenida, desde 1384 hasta 1397, entre la Corona de Castilla y Portugal, que tuvo lugar el 14 de agosto de 1385 y cuyo resultado, victorioso para Portugal, hizo invertir la correlación de fuerzas en el terreno, hasta entonces favorable a Castilla. Levantado el cerco a la ciudad de Lisboa, en virtud de la peste, Juan I de Castilla, perseverando en el objetivo de conquistar Portugal, reunió el ejército y entró en territorio portugués, por la frontera de la Beira, intentando de nuevo alcanzar la capital del reino. Por su parte, el recién proclamado rey portugués Juan I, en una afirmación del nuevo poder real, decidió interceptar al invasor, junto con las huestes del condestable Nuno Álvares Pereira.
Rezan las crónicas que, aunque el ejército castellano era más numeroso y mejor pertrechado, la posición en el terreno y la estrategia trazada por los portugueses, regida por las innovaciones militares que introdujeran los ingleses en la fase inicial de la guerra de los Cien Años, permitieron alcanzar una victoria aplastante que puso al enemigo en fuga, incluso al propio rey Juan I de Castilla, que se retiró a Santarém y abandonó Portugal en sus galeras, fondeadas en el puerto de Lisboa. Este episodio bélico, descrito con entusiasmo por el cronista Fernão Lopes y considerado en su época como resultado de la protección divina, resultó de gran importancia en la afirmación política del nuevo monarca, fundador de la dinastía de Avís, habiendo asumido un verdadero significado simbólico a través del tiempo y al convertirse en un modelo para la resistencia a las tentativas de invasión castellana. En su memoria y en la del condestable, principal artífice de este triunfo, y en cumplimiento de un voto hecho por Juan I de Portugal, el mismo día de la batalla se mandó construir el monasterio de Santa Maria da Vitória, conocido como monasterio de la Batalla, obra fundamental de la arquitectura gótica portuguesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores