Patrocinador1

La Jeringa Hipodérmica




La Jeringa Hipodérmica

Las jeringas han sido usadas desde el siglo IX, cuando un cirujano egipcio usó un tubo de cristal para remover cataratas de un paciente, pero las primeras jeringas hipodérmicas con agujas lo suficientemente delgadas para perforar la piel no aparecieron hasta la década de 1840. El médico irlandés Francis Rynd usó la primer jeringa para inyectar un sedante en un paciente con neuralgia, revolucionando con ello la medicina.

En los comienzos del siglo pasado se hicieron los primeros intentos para depositar agentes terapéuticos en los tejidos. El sistema empleado, o sea el frotamiento de la droga de una incisión previamente hecha, no fue satisfactoria, y en 1836 el famoso doctor Lafargue, de París, inventó un trocar para depositar pasta de morfina en los tejidos.

Siguiendo este desarrollo, en el año de 1839, los doctores Taylor y Washignton, de Nueva York, presentaron por primera vez la forma de introducir una solución de morfina en los tejidos mediante la jeringa Anel, la cual fue predecesora al actual instrumento hipodérmico. Fue una jeringa de tamaño muy chico, hecha de plata sterling, con pistón de cuero, alargado y delgado, originalmente diseñado para uso en el conducto lacrimal. Había que hacer una incisión en la piel para introducir la punta de la jeringa en el conducto lacrimal.

El doctor Wood, de Edimburgo, en 1843, comenzó a usar de la misma manera la jeringa Ferguson. En el año de 1849, el doctor Hunter, de Londres, puso un punto cortante en la extremidad de esa jeringa para introducirlo debajo de la piel, sin necesidad de hacer incisión. Este fue básicamente el sistema que se maneja actualmente.

En 1853, el doctor Pravaz, de Francia, empleó por primera vez, una jeringa con aguja separada. Hoy en día, en toda Europa son conocidas las jeringas hipodérmicas bajo el nombre de este famoso doctor.

En el año de 1856, el doctor Baker, de Nueva York, en una visita a Edimburgo, conoció la jeringa Ferguson. Con este modelo, la compañía George Tiemann, de Nueva york, produjo la primera jeringa hipodérmica hecha en los Estados Unidos, y fue entonces cuando el uso de jeringas y agujas especialmente construidas, se hizo más común.

Los primeros libros sobre medicamentos hipodérmicos muestran jeringas hechas por George Tiemann de Nueva York, Autenriewth de Cincinnatti y Gemrig & Son y Letz & Sons de Filadelfia. Estas jeringas fueron hechas de diversos materiales, tales como vidrio, hule consistente, plata esterlina, celuloide y plata alemana. Los pistones fueron hechos generalmente de cuero. Con estos desarrollos en la fabricación llegamos al nacimiento de la jeringa hipodérmica como es conocida hoy.

Antes que se inventaran las primeras jeringas desechables, éstas estaban hechas de vidrio y tenían agujas separadas. Las agujas anteriores tenían que hervirse, y sumergirse en alcohol después de cada uso, además se tenían que afilar frecuentemente.

Actualmente las agujas son más delgadas y cortas y tienen puntas más afiladas y una cubierta especial que ayuda a que penetren más fácilmente en la piel.
Proveedores de jeringas y agujas hipodérmicas

Para buscar proveedores o empresas que venden jeringas y agujas hipodérmicas, solicitar una cotización o precio de jeringas y agujas hipodérmicas o más información, visite nuestro buscador de la industria.

A continuación le presentamos a Nipro Medical de México, proveedor de jeringas y agujas hipodérmicas:

Nipro Medical de México es una subsidiaria de Nipro Corporation que fabrica y comercializa productos médicos de alta tecnología para hemodiálisis, infusión, diagnostico y otros usos.

Dentro de su gama de productos, se encuentran las jeringas y agujas hipodérmicas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores