Patrocinador1

Tabaco




Tabaco
Planta del tabaco
Planta del tabaco
El tabaco es uno de los principales productos agrícolas no alimenticios del mundo. La planta madura mide de 1 a 3 m de altura y produce entre 10 y 20 hojas grandes. Éstas se secan, curan y utilizan para fabricar
Tabaco, nombre común de varias plantas cultivadas por sus hojas que, una vez curadas, se enrollan para elaborar los puros, se trituran para utilizarlas en cigarrillos y pipas, se procesan para obtener tabaco para masticar o se pican para obtener rapé, un polvo que se consume aspirándolo por la nariz. El tabaco contiene nicotina, una droga que genera adición y que también se ha utilizado como insecticida.
El tabaco pertenece a la familia de las Solanáceas. Hay más de 70 especies de tabaco, 45 de las cuales son originarias del continente americano. Las dos especies cultivadas, el tabaco común o mayor y el tabaco menor, son dos plantas anuales. La primera alcanza entre 1 y 3 m de altura y tiene un tallo grueso y leñoso con pocas ramas laterales. La planta produce entre 10 y 20 hojas anchas, sentadas, que se disponen alternativamente sobre el tallo central. Las flores, en forma de tubo, son rosadas o purpúreas. El tabaco menor alcanza los 0,6 m de altura y tiene un tallo más delgado y menos leñoso que el del tabaco mayor. Las hojas tienen un pequeño peciolo con el que se unen al tallo. Las flores son amarillo verdosas.
2
CRECIMIENTO Y CULTIVO
El tabaco crece tanto en regiones tropicales como en zonas templadas. La planta prefiere suelos fértiles, sueltos y bien drenados, así como temperaturas cálidas, con un periodo libre de heladas durante la fase de crecimiento de entre 120 y 170 días. Algunos factores ambientales, como el tipo de suelo o la humedad, pueden afectar a las características de la planta.
El ciclo anual del cultivo del tabaco comienza con la siembra de las semillas, que son muy pequeñas: un millón de semillas solo pesa unos 80 gramos. Las semillas se siembran en semilleros especialmente preparados o en bandejas flotantes, de manera que las plantas recién brotadas cuenten con las condiciones edafológicas requeridas.
Una vez que han transcurrido uno o dos meses después de la siembra, los agricultores trasplantan las plántulas desde el semillero hasta el campo. Posteriormente, transcurridas unas ocho semanas del trasplante, se cortan las flores, para favorecer el crecimiento de las hojas; este proceso recibe el nombre de despunte o desmoche. Cuando las hojas maduran, se procede a la recolección.
La planta del tabaco puede ser atacada por un amplio grupo de insectos, bacterias, hongos y virus. Para evitarlo, además de utilizar las cepas más resistentes, se puede aplicar un fungicida al suelo para controlar las enfermedades provocadas por los hongos, como el mildiu o el moho azul. También se puede fumigar el suelo para controlar los nematodos, pequeños gusanos cilíndricos que atacan las raíces. Además, se utilizan herbicidas para evitar la propagación de las malas hierbas, e insecticidas para controlar los insectos.
3
CURADO
El curado es un proceso de secado o pérdida de agua en condiciones controladas. Hay cuatro métodos de curado y el método empleado depende del tipo de tabaco y del uso al que vaya a estar destinado.
El tabaco curado al aire se mantiene en secaderos ventilados entre seis y ocho semanas, protegido del viento y del Sol. Este tabaco es bajo en azúcar, con un aroma dulce y suave, y alto en nicotina. Los puros y el tabaco burley se curan al aire.
El tabaco curado con fuego se seca mediante el calor aportado por una hoguera encendida en el suelo del barracón, lo que proporciona a las hojas un característico aroma ahumado. El proceso dura entre tres y diez semanas y origina un tabaco bajo en azúcar y alto en nicotina. El tabaco para pipa, para masticar o esnifar está curado con fuego.
El tabaco curado con calor se mantiene en una habitación cerrada provista de conductos de aire caliente o humeros, sin exponerse directamente al humo. Este tabaco, alto en azúcar y con niveles medios o altos de nicotina, se utiliza en la fabricación de cigarrillos y se conoce como tabaco de Virginia o tabaco bright (“brillante”), debido al color dorado, anaranjado o amarillento que adquieren las hojas. Es el método de curado más rápido, pues dura aproximadamente una semana.
El curado al Sol, característico de algunos países mediterráneos, produce un tabaco bajo en azúcar y nicotina, denominado tabaco oriental, que se utiliza en la fabricación de cigarrillos.
4
PREPARACIÓN DE LOS PRODUCTOS DEL TABACO
Los productos del tabaco incluyen cigarros, puros y tabaco para pipa, que se fuman; rapé, que se inhala por la nariz; y tabaco para masticar. El tabaco también se utiliza para obtener productos de nicotina, como insecticidas o medicinas destinadas a ayudar a la gente a dejar de fumar.
Uno de los primeros pasos del procesado del tabaco consiste en la retirada de los peciolos y nervios de las hojas que, posteriormente, se cortan en tiras. En la fabricación se mezclan distintos tipos de tabaco. Por ejemplo, para la elaboración de cigarros, se mezcla tabaco burley, bright y tabaco oriental. Algunas veces se añaden a la mezcla sustancias que mantienen la humedad, como el zumo de manzana o la glicerina, y aromatizantes, como la miel, el regaliz o la menta. El tabaco mezclado se corta en pequeñas hebras o se pica.
El tabaco que se va a utilizar para la producción de puros y cigarrillos tiene que ser enrollado. Las máquinas que elaboran los cigarrillos enrollan el tabaco en un papel especial que se quema lentamente y de modo uniforme. Normalmente, se añade un filtro que recoge impurezas y hace que el humo resulte menos fuerte al ser inhalado. Los puros están formados por tres partes: la tripa, el capote y la capa. El relleno o la tripa consiste en trozos pequeños de hojas o pequeñas hojas enteras que forman el interior del puro; el relleno está envuelto por una hoja llamada capote, que mantiene unida la tripa; y el capote, a su vez, está envuelto por la capa, que constituye la cubierta externa del puro. Aunque algunos puros de mucha calidad están hechos a mano, un gran número de ellos se elaboran con la ayuda de máquinas.
El tabaco de mascar se forma comprimiendo las hojas en bloques o partiéndolas para producir picadura y, generalmente, añadiendo sustancias aromatizantes. El rapé se elabora moliendo las hojas hasta convertirlas en un polvo fino, que luego se deja fermentar durante un largo periodo de tiempo. A menudo, el rapé se perfuma con especias tales como jazmín o clavo.
5
LA INDUSTRIA DEL TABACO
Cada año se producen, aproximadamente, siete millones de toneladas de tabaco. Los principales países productores son China, Brasil, India, Estados Unidos, Zimbabue y Turquía. El cultivo de tabaco constituye una importante actividad económica en muchos países.
El consumo de tabaco ha aumentado sin parar desde el inicio de la fabricación industrial de cigarrillos, a principios del siglo XX. Aunque el consumo de cigarrillos se ha estabilizado, incluso ha descendido en algunos países europeos y en Estados Unidos, la industria tabaquera ha encontrado nuevos mercados en los países de la Europa del Este, Asia, África y de la antigua Unión Soviética. El número de fumadores en todo el mundo cada vez es mayor debido, tanto al incremento del consumo en muchos países en desarrollo, como al crecimiento de la población mundial. España es uno de los países de la Unión Europea que presenta una mayor prevalencia del consumo.
6
HISTORIA
Hace unos 2.000 años, los nativos americanos usaban el tabaco como medicina, como alucinógeno en las ceremonias religiosas y como ofrenda a los espíritus que adoraban. Cuando Cristóbal Colón llegó al continente americano en 1492, observó que los indígenas del Caribe fumaban hojas de tabaco enrolladas o valiéndose de una caña o tubo llamado tobago, de donde deriva el nombre común de la planta. La tripulación de Colón introdujo el cultivo y el consumo de tabaco en España. A mediados del siglo XVI, el diplomático Jean Nicot, al que la planta debe el nombre genérico (nicotiana), introdujo el tabaco en Francia. En 1585 lo llevó a Inglaterra el navegante sir Francis Drake; el explorador inglés Walter Raleigh inició en la corte isabelina la costumbre de fumar el tabaco en pipa. El nuevo producto se difundió rápidamente por Europa y Rusia, y en el siglo XVII llegó a China, Japón y a la costa occidental de África.
España monopolizó el comercio del tabaco, para lo cual estableció en 1634 el estanco de este producto para Castilla y León, régimen que en 1707 se amplió a todos los territorios de la corona, acompañado de la prohibición de cultivar la planta en la península para facilitar el control aduanero. La extensión del estanco a Cuba, donde tenía lugar gran parte de la producción, provocó numerosas revueltas y, en 1735, España cedió la explotación a la Compañía de La Habana. La América colonial anglófona se convirtió en el primer productor mundial de tabaco; el cultivo se inició en el asentamiento de Jamestown, donde ya en 1615 la planta crecía en jardines, campos y hasta en las calles; en poco tiempo se convirtió en el producto agrícola básico y en el principal medio de cambio de la colonia. En 1776, el cultivo se extendió hacia Carolina del Norte y llegó por el oeste hasta Missouri. Hacia 1864, un agricultor de Ohio obtuvo por casualidad una cepa deficiente en clorofila que recibió el nombre de burley blanco y acabó por convertirse en el ingrediente principal de las mezclas de picadura americana, sobre todo a partir de la invención, en 1881, de la máquina de elaborar cigarrillos.
7
EFECTOS SOBRE LA SALUD
Anuncio de cigarrillos
Anuncio de cigarrillos
Este anuncio, que apareció en una revista en 1956, es un ejemplo clarísimo del interés de las compañías de tabaco por revestir de 'glamour' el acto de fumar.

El tabaco contiene nicotina, una sustancia adictiva. El humo del tabaco contiene más de 4.000 sustancias, algunas de las cuales son tóxicas y, al menos 60, se sabe o se sospecha que son carcinógenas. El tabaco que se fuma —cigarrillos, puros y tabaco para pipa— provoca cáncer de pulmón, enfisema y otras enfermedades respiratorias. El hábito de fumar también es responsable de la aparición de diversas enfermedades cardiovasculares. El tabaco de mascar y el rapé originan cáncer de boca, nariz y garganta.
El consumo de tabaco es responsable del 90% de los cánceres de pulmón. El humo inhalado, proveniente de puros, pipas y cigarrillos, entra en contacto con los tejidos de la boca, la garganta, la laringe y las cuerdas vocales. Numerosos estudios han estimado que los fumadores son, entre cuatro o cinco veces, más susceptibles de desarrollar cáncer oral y laríngeo que los no fumadores. Otros estudios han relacionado el hábito de fumar con la aparición de cáncer en órganos más alejados —diversos órganos que no están directamente expuestos al humo, como la vejiga, el páncreas, los riñones, el estómago, el hígado y el útero. El humo del tabaco también repercute en la salud de los no fumadores o ‘fumadores pasivos’ que tienen un riesgo mayor de padecer cáncer de pulmón que las personas que no respiran el humo de los fumadores.
El enfisema, que disminuye y obstruye el calibre de los bronquios, es la enfermedad pulmonar crónica más frecuente. Sus víctimas son casi exclusivamente fumadores; rara vez aparece en los no fumadores. Sin embargo, no todos los fumadores desarrollan esta enfermedad (aproximadamente el 20%).
8
CONTROL Y PREVENCIÓN DEL TABAQUISMO
Teniendo en cuenta los riesgos para la salud ocasionados por el consumo de tabaco y los elevados costes sociales y sanitarios que acarrea el tabaquismo, los distintos países han tomado diversas medidas destinadas a prevenir y erradicar este hábito. En este sentido, se financian intensas campañas publicitarias orientadas a reducir el consumo de tabaco y a evitar que los jóvenes se inicien en ese hábito que se adquiere, en la mayoría de los casos, durante la adolescencia. Los estudios revelan que el riesgo de muerte por enfermedades relacionadas con el tabaco disminuye con cada año de abstinencia.
Entre las medidas de control que se han ido estableciendo destacan: la inclusión de una advertencia en las cajetillas sobre los efectos nocivos del tabaco para la salud, la prohibición de publicidad en radio y televisión, o la prohibición de fumar en determinados lugares públicos, entre otras.
En 1988 se celebró la Primera Conferencia Europea sobre Política del Tabaco, en la que se reconoció el derecho de la población a ser protegida de las enfermedades causadas por el tabaco y del aire contaminado por el humo del tabaco. La lucha contra el tabaquismo ha sido un objetivo prioritario de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que, en 2003, adoptó el Convenio Marco para el Control del Tabaco. Este Convenio, que entró en vigor en febrero de 2005, tiene como objetivo prioritario reducir la mortalidad y morbilidad relacionadas con el consumo de tabaco. En España el Plan Nacional de Prevención y Control del Tabaquismo pretende impulsar y coordinar todas las acciones encaminadas a prevenir y controlar el tabaquismo en España.
Clasificación científica: el tabaco pertenece a la familia de las Solanáceas (Solanaceae). La especie más cultivada, llamada tabaco común o mayor, es Nicotiana tabacum; el tabaco menor es la especie Nicotiana rustica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores