Patrocinador1

Arte copto





El invento del 
Arte copto

Arte copto, objetos artísticos y construcciones asociadas a los coptos, o cristianos de Egipto, entre los siglos III y XII. El arte copto, que no fue totalmente cristiano en su contenido ni en sus aplicaciones, se inspiró en diversas fuentes: por una parte, el repertorio artístico del antiguo Egipto —clásico y helenístico— y del Oriente Próximo, y por otra su mundo contemporáneo en el valle del Nilo. Aunque el arte copto se asocia por lo general con el cristianismo, muchos de sus temas artísticos son paganos, como las escenas dionisíacas, las composiciones bucólicas inspiradas en la poesía clásica, y los grupos de nereidas y ménades representados en sus tejidos. La figura de Afrodita, por ejemplo, aparece a menudo en la escultura y en los relieves.
Hasta fechas muy recientes, los arqueólogos tuvieron escaso interés por los objetos coptos. En consecuencia, la fecha de origen y la procedencia de gran parte del arte copto no está registrada y resulta difícil de determinar. La mayor parte del arte copto data de los siglos V al VII y, por lo que se conoce, sus primeros centros artísticos estuvieron en Ihnasya al-Madina en Fayum, Antínoe en el Egipto Medio y Akhmim en el Alto Egipto. Los frescos de los monasterios de San Jeremías en Saqqara (Bajo Egipto) y San Apolo en Bawit (Egipto Medio), ambos fechados en la segunda mitad del siglo VI, son algunas de las pocas obras coptas a las que se puede asignar un espacio y un tiempo específicos. El arte copto, tanto en pintura como en escultura, se caracterizó por una interpretación de la figura humana menos refinada que sus antecedentes egipcios. Su estilo se caracteriza por la representación de enormes ojos desorbitados, largos torsos y, sobre todo, por una marcada frontalidad. Los soportes artísticos más usuales del arte copto fueron los tejidos, la escultura y el relieve en piedra y madera, aunque también la metalistería, el vidrio, la cerámica, la eboraria y los manuscritos miniados son importantes. Aunque el arte copto perduró durante varios siglos, tras la conquista de los árabes (641-643) perdió parte de su relevancia.

2
LA ARQUITECTURA
Los monasterios e iglesias localizados por todo Egipto, construidos con adobes y de planta basilical heredada del mundo grecorromano, son los principales vestigios de arquitectura copta. Generalmente, presentan columnas o muros gruesos, cubiertas abovedadas, y ábsides tripartitos. El exterior de estas iglesias, como consecuencia de su localización en un país musulmán, fue poco llamativo. Después de la destructiva invasión de los persas en el siglo VII se comenzaron a fortificar. Sin embargo, su interior estaba ricamente decorado con pinturas murales y relieves escultóricos. Una característica de algunas de las iglesias coptas más tempranas, como las halladas en Etiopía, es su construcción excavada en la roca.

3
LA ESCULTURA
La escultura copta aparece principalmente en la decoración de las iglesias y en las lápidas sepulcrales. Sus realizaciones más destacables fueron los relieves escultóricos policromados sobre los capiteles y muros de estuco o piedra caliza. Los motivos ornamentales, tales como meandros, volutas, hojas de acanto, vides, animales y figuras de la mitología clásica, muestran las influencias del arte clásico, helenístico, bizantino y del Oriente Próximo, aunque fueron interpretados de una manera lineal, frontal y rígida. Se realizaron también bajorrelieves en madera y marfil, así como cruces labradas en piedra, madera y metales preciosos.
4
LA PINTURA Y ARTES MENORES
Retrato de una mujer
Este retrato de una mujer joven es parte de un mural de un edificio copto. Sus ojos grandes, de mirada fija y estilizada, son característicos del estilo pictórico copto.

La pintura copta se desarrolló sobre los muros de las iglesias y los monasterios, sobre paneles de madera, y en los manuscritos miniados. Los temas principales de la pintura mural proceden del Antiguo Testamento, como el relativo a la reina de Saba y al rey Salomón, de quien los primeros coptos reivindicaban ser descendientes, o la representación de algún santo guerrero alrededor de la figura de Cristo glorificado. Las plantas, los animales, y las figuras clásicas, con o sin el simbolismo cristiano añadido, son otros de los motivos habituales. Las figuras presentan una posición frontal y estilizada, y los colores tienden a aplicarse de forma plana, señalando los contornos con colores ocre, rojo, azul y púrpura.
Los coptos destacaron también en la confección de tejidos de lana, donde representaban temas figurativos y geométricos. Entre las mejores muestras de su arte están cortinas de tapicería, las bandas de tejidos tapizados y los medallones realizados como adornos para sus túnicas o vestimentas. Los artesanos coptos realizaron también la primera encuadernación en cuero, y produjeron hermosos objetos en metal y vidrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Me gusta

Seguidores